La xerostomía, conocida también como síndrome de sequedad bucal, es una condición muy común en una gran cantidad de personas alrededor del mundo. Esta se manifiesta como una sensación de menor lubricación oral como producto de una disminución total o parcial de la generación de saliva.

Si bien este trastorno puede aparecer en individuos de cualquier edad, tiende a ser más frecuente en personas que superan los 60 años. De hecho, se estima que alrededor de un 20 % a un 50 % de las personas mayores pueden reportar en algún momento una disminución en el torrente salival; mientras que en personas más jóvenes este porcentaje es significativamente menor, ubicándose cerca del 9,7 %.

Esta clase de trastorno tiene diferentes causas, entre las que pueden destacarse las enfermedades o alteraciones de salud crónicas o transitorias, así como algunos hábitos perjudiciales o el consumo de determinados medicamentos. El médico o especialista en salud oral deberá analizar siempre el historial del paciente, a fin de determinar las posibles causas que han provocado la alteración presentada.

Si quieres conocer más detalles sobre la xerostomía o la boca seca, te invitamos a continuar leyendo este artículo, donde encontrarás información muy útil para identificar la posible presencia de xerostomía, conocer sus posibles desencadenantes y estar al tanto de los tratamientos más utilizados para su prevención o la mitigación de sus síntomas.

¿Cómo ocurre la xerostomía o síndrome de boca seca?

Lo que conocemos como saliva es una sustancia un tanto viscosa que se produce en las glándulas salivales cuya función primordial es lubricar la cavidad bucal. Su rol es muy importante en los procesos de cicatrización de la mucosa y degradación de los carbohidratos y grasas. De igual modo, ayuda a prevenir la desmineralización dental y promueve el mantenimiento de una mejor salud bucal mediante la destrucción de algunas bacterias y microorganismos potencialmente dañinos.

Debido al importante papel que la saliva juega en nuestra boca y en nuestra salud, cuando existe una alteración en sus niveles de producción pueden generarse importantes consecuencias sobre nuestra salud general y oral. Con respecto a esta última, se han relacionado enfermedades como la hiposalivación con un aumento de la presencia de caries o las infecciones bucales por la presencia de la levadura Candida albicans.

En el caso del síndrome de la boca seca, este se produce como resultado de un funcionamiento deficitario de las glándulas salivales, bien sea por la obstrucción de sus canales o bien por la presencia de infecciones o la disminución de impulsos nerviosos, entre otros motivos. Por lo general, suele identificarse fácilmente, a través de la apariencia seca de la lengua o de las partes internas de las mejillas del paciente.

Principales síntomas de la sequedad bucal

Gracias a que este trastorno suele tener signos muy visibles, mediante la observación clínica puede identificarse esta afección fácilmente. No obstante, los pacientes también pueden reconocer rápidamente las alteraciones en la salivación. Entre los síntomas asociados a xerostomía, tenemos:

  • Sensación subjetiva de tener la boca seca y pegajosa.
  • Presencia de dolor o ardor en la lengua u otros tejidos blandos bucales.
  • Aumento de la viscosidad de la saliva y proliferación de espuma.
  • Lengua áspera y seca.
  • Halitosis, más conocida como mal aliento, de reciente aparición.
  • Caries o infecciones bucales.
  • Mucha sequedad y fisuración en labios o en las comisuras.
  • Mayor sensación de sed.
  • Alteración del sentido del gusto, resultando común la presencia de sabores “metálicos” en los alimentos.
  • Dificultades a la hora de masticar y digerir alimentos.
  • Problemas al hablar.
  • Evidencia de enfermedades de encías como la gingivitis o la periodontitis.
  • Aumento del roce y las molestias causadas por dentaduras postizas o aparatos ortodóncicos.
  • Mucosa oral enrojecida.
  • Pérdida de brillo en el tejido blando bucal.

Como ves, aunque la lista de síntomas es larga y todos son rápidamente detectables, a continuación te explicamos exactamente cómo se diagnostica esta enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la xerostomía?

En la mayor parte de los casos resulta muy sencillo determinar la presencia de alteraciones en la producción de saliva a través de la visualización de la lengua, labios, espacios internos de mejillas y el espacio sublingual, entre otros. Si en dichas estructuras orales se aprecian enrojecimientos, fisuración, superficies irregulares o sequedad, existirán indicios suficientes para diagnosticar xerostomía.

No obstante, en ocasiones puede resultar necesario realizar algunos tipos de exploraciones orales adicionales mediante la utilización de bajalenguas o empleando las propias manos del médico tratante, quien presionará directamente las glándulas salivales para estimular la producción de saliva. Con esto se pretende medir la cantidad del líquido secretado con respecto a valores de referencia.

Con menor frecuencia, puede requerirse la realización de exámenes complementarios de mayor nivel de complejidad, como pueden ser: sialografías, gammagrafías, biopsias o tomografías computarizadas. Te explicamos en qué consiste cada una de ellas:

  • Sialografías

Contemplan la utilización de un medio de contraste, el cual se introduce en el principal canal secretor salival con el objetivo de determinar si los conductos son permeables o si existen obstrucciones que impiden un flujo adecuado.

  • Gammagrafías

Permite determinar, de un modo no invasivo, si las glándulas salivales mayores funcionan de manera adecuada a través del seguimiento de las actividades de captación y excreción salival. Para llevarlas a cabo se requiere la utilización de radioisótopos, los cuales permiten visualizar la forma, tamaño y posición de las estructuras excretoras.

  • Biopsias

Involucran la punción o incisión de una porción de las glándulas salivales con la finalidad de obtener muestras. Estas son sometidas a estudios de laboratorio para determinar si existen tumores en sus tejidos.

  • Tomografías computarizadas (TC)

Este tipo de estudio requiere la utilización de imágenes computarizadas de las glándulas secretoras. Tiende a ser el método más utilizado cuando se sospecha de la existencia de tumores. En caso de confirmarse su presencia, puede otorgar información suficiente para determinar si los mismos son benignos o malignos.

Además de cualquiera de estas pruebas, es muy común que el médico tratante te realice una serie de preguntas relacionadas con tu estilo de vida, hábitos e historial médico, con el fin de precisar las posibles causas que pueden haber intervenido en esta alteración bucal.

Causas de la xerostomía

Como se ha indicado más arriba, el síndrome de boca seca es una alteración que puede originarse como consecuencia de la presencia de enfermedades crónicas o transitorias, prácticas nocivas o como producto de la utilización de algunos fármacos. A continuación te listamos los aspectos más frecuentes que influyen en la presencia de esta condición:

Enfermedades crónicas

  • Síndrome de Sjögren.
  • Artritis reumatoide.
  • Enfermedad celíaca.
  • Diabetes mellitus no controlada.
  • Lupus eritematoso.
  • Pancreatitis crónica.
  • Dermatomiositis.

Condiciones transitorias

  • Síndrome febril.
  • Diarrea.
  • Hemorragia.
  • Poliuria.
  • Déficit de vitaminas.

Medicamentos

  • Antiparkinsonianos.
  • Benzodiacepinas.
  • Antidepresivos.
  • Antipsicóticos.
  • Antihipertensivos.
  • Anticolinérgicos.
  • Antihistamínicos.
  • Diuréticos.
  • Medicamentos de quimioterapia.

Estilo de vida

  • Tabaquismo.
  • Ingesta de alcohol.
  • Utilización de drogas ilícitas.
  • Poco consumo de líquidos.

Si tienes algunos de los síntomas antes mencionados y además cumples con alguno de los elementos que te acabamos de señalar, deberías acudir a tu médico para que termine de diagnosticarte y, en caso de que padezcas xerostomía, te proponga un tratamiento a seguir.

¿Cuál es el tratamiento de la xerostomía?

La naturaleza de las causas que hayan provocado tu xerostomía son las que influyen en la decisión de tu médico sobre el tratamiento a emplear, así como las proyecciones de resolución favorable de la enfermedad.

En el caso de la xerostomía producida por estilos de vida inadecuados, consumo de sustancias nocivas o utilización de medicamentos que disminuyen la secreción de saliva, pueden revertirse los efectos no deseados a través de la modificación de hábitos, la suspensión de medicamentos o evitando el consumo de sustancias dañinas.

Cuando el síndrome de boca seca se debe a la presencia de enfermedades crónicas, el tratamiento buscará mitigar sus síntomas o prevenir las complicaciones que pueden derivarse. En este sentido, puede recomendarse la utilización de sustancias sustitutas de saliva que contengan electrolitos y pH similares a los presentes en la secreción natural. Algunos de los medicamentos que encontramos con estas características son la pilocarpina y la cevimelina.

Recomendaciones ante la presencia de sequedad bucal

Si presentas algunos de los síntomas relacionados con la xerostomía o algunas de sus complicaciones te recomendamos acudir a la consulta con tu médico de confianza. Estos profesionales del área sanitaria cuentan con la formación y los recursos necesarios para identificar y planificar el tratamiento más adecuado para ti, sea cual sea la naturaleza de tu afección.

¡Visítanos y cuida tu salud bucodental!

En Clínica Maiquez contamos con los especialistas de mayor prestigio y experiencia en el cuidado de tu salud oral, así como con los equipos más modernos y unas instalaciones confortables y de fácil acceso para que puedas beneficiarte de los tratamientos diseñados para tu bienestar y el de tus seres queridos.

Te invitamos a contactarnos a través de nuestra web o los canales telefónicos que ponemos a tu disposición para que conozcas todos los servicios que podemos ofrecerte para cuidar tu salud bucodental. Con nosotros conseguirás sacar todo el potencial de tu sonrisa mediante los mejores tratamientos odontológicos. ¡Contáctanos!

Leave a Reply