Génesis del problema

En la búsqueda por una óptima salud oral a veces podemos encontrarnos con algunas condiciones desfavorables que debemos atender lo más pronto posible, para evitar que se generen consecuencias no deseadas para la estética y estructura bucodental. Si bien pueden existir diversas patologías o condiciones externas que podrían afectar severamente nuestra sonrisa, unas de las más frecuentes, son las que se derivan de la presencia y evolución de la placa dental.

¿Qué es la placa dental?

La placa es una sustancia densa y pastosa de color transparente o ligeramente amarillenta. Se forma en nuestras cavidades bucales como producto de la interacción entre nuestra saliva, con residuos de comidas y bebidas. La placa suele contener una gran variedad de bacterias y gérmenes provenientes de los productos que consumimos a diario y otras que se encuentran en el aire, que pueden resultar dañinas para nuestras encías y dientes. 

La importancia del cepillado

Este tipo de líquido puede generarse en un período comprendido entre 4 y 12 horas después del cepillado, por lo que se recomienda aplicar esta medida de preservación de la higiene al menos 2 veces al día, si queremos evitar los efectos negativos que estos microorganismos pueden causarnos.

Este tipo de afección puede pasar desapercibida en su fase inicial para muchas personas, pero si cuando pasa el tiempo no existe una adecuada rutina de cepillado dental o se emplean técnicas que no garantizan la completa eliminación de la placa, puede generarse una molestia condición, denominada sarro dental, que puede traer consigo una mayor cantidad de peligros para nuestra salud dental.

¿Qué es el sarro en los dientes?

El sarro dental es la forma calcificada de la placa dental, la cual se endurece y se puede ubicar en los espacios interdentales y/o la línea de la encía que está en contacto con los dientes. Tal como ocurre con su predecesor, este tipo de cálculo presenta una gran cantidad de bacterias que pueden seguir afectando nuestra salud oral. Podemos reconocerla fácilmente, pues suele exhibir un color que puede ubicarse entre el amarillo claro o el marrón, esta última tonalidad puede manifestarse en los casos de concentración más severos. De la misma forma, puede identificarse a través del tacto, pues, a diferencia de las piezas dentales, el sarro presenta una textura rugosa e irregular.

Debido a la dureza de esta película bacteriana, resulta muy difícil poder eliminarla completamente a través de la utilización de cepillos dentales y dentífricos. Para su correcta eliminación deberemos asistir a consulta con nuestro odontólogo de confianza, para que nos aconseje el tratamiento más adecuado, partiendo de la extensión que haya alcanzado y de los daños que puedan haberse producido por su presencia.

Enfermedades relacionadas con el sarro

Cabe destacar que si el sarro no se atiende rápidamente y se buscan formas para eliminarlo, podrán evidenciarse daños importantes sobre la forma y funcionamiento de nuestras estructuras bucodentales. A continuación, reseñamos las complicaciones más comunes que el sarro puede producir:

Halitosis

Esta condición se conoce popularmente como “mal aliento” y puede evidenciarse a través de la presencia de un olor desagradable que emana de la boca de una persona, principalmente cuando conversa con otra. Esta alteración no se resuelve con el cepillado de dientes ni con el consumo de caramelos de menta o la aplicación de sustancias tópicas, pues si bien todos ellos pueden ocultar su presencia temporalmente, cuenta con orígenes más profundos y arraigados.

En el caso de la halitosis relacionada con la presencia de sarro, cabe destacar que las bacterias que yacen en la estructura calcificada suelen liberar componentes del azufre, lo que produce el mal olor.

Caries

Esta enfermedad no transmisible es una de las principales causas de las consultas odontológicas a nivel mundial. Ella genera un proceso de desmineralización de la cobertura del esmalte de los dientes, lo que produce lesiones que alteran la estructura y el color de las piezas. Esto puede llegar a generar daños en las áreas internas, así como producir dolorosas infecciones e incluso la pérdida de piezas dentales.

Las caries se producen a causa de la presencia de bacterias que pueden habitar en la placa o el sarro. Además, también en conjunto con rutinas alimentarias que contemplan un alto consumo de sustancias azucaradas y una deficiente higiene oral.

Gingivitis

Este tipo de alteración recae sobre el tejido blando de las encías causando inflamación, molestias y dolor. Sin embargo, los aspectos más característicos de esta enfermedad gingival son el fácil sangrado de encías, al producirse el más mínimo roce. Además del cambio de su color original, que puede pasar del rosa al rojo intenso o tonalidades violáceas.

El sarro dental es el principal responsable de la gingivitis pues como se ha indicado más arriba, suele ubicarse en el extremo de las encías que se encuentran en contacto con los dientes, pudiendo generar infecciones y la inflamación de dichas estructuras carnosas bucales.

Periodontitis

Representa la evolución de una gingivitis que no se trató a tiempo, generando varios efectos negativos adicionales. En este sentido, puede propiciar la presencia de lesiones purulentas en la línea de la encía o entre las piezas dentales, además del retraimiento de la encía y la formación de protuberancias claramente delimitadas en el tejido blando. En los casos más severos puede causar la afectación del hueso alveolar donde se fijan las raíces dentales, produciendo la caída de dientes y la destrucción del tejido óseo de la mandíbula o maxilar superior.

Tratamientos indicados para evitar o remover el sarro

La importancia de la prevención

La mejor forma de evitar las consecuencias negativas asociadas a la presencia del sarro en los dientes es ejercer las medidas de higiene dental para prevenir la calcificación de la placa. Por ello, recomendamos realizar un cepillado dental riguroso en el que se procure remover los restos de comida y bebida de las distintas caras de los dientes, así como limpiar la lengua, los espacios internos de las mejillas y el techo de la boca. En este proceso también resulta apropiado utilizar hilo dental para despejar los espacios interdentales y evitar que puedan proliferar bacterias dañinas.

Acude a consulta con profesionales

También sugerimos asistir a consulta con el especialista de salud bucal de tu confianza, al menos dos veces al año o con la frecuencia que dicho profesional establezca. Esto es muy importante tanto para ejercer medidas preventivas como para precisar cuál puede ser el tratamiento que puedes necesitar si cuentas con cúmulos de sarro, condiciones asociadas a su presencia o cualquier tipo de afectación bucodental.

Limpieza dental profesional

Por lo general, resulta sencillo evitar las condiciones negativas que puede producir el sarro, si su presencia se determina precozmente. Si esto ocurre es probable que debas pasar por un proceso de limpieza profesional, en el que se realizará un raspado de este tipo de formaciones bacterianas, permitiendo que se desprendan de nuestros dientes. En algunos casos, también puede resultar necesario utilizar enjuagues bucales que contengan antibióticos para eliminar algunas bacterias que puedan permanecer en la zona y causen infecciones en los tejidos circundantes.

Otras soluciones

No obstante, si el daño producido por las bacterias es muy severo puede resultar necesario pasar por cirugías de remoción de tejidos afectados o el injerto de tejido blando o hueso. Además de la aplicación de las medidas que acabamos de reseñar. Esto nos permitirá recuperar parte de la función de las encías y dientes, así como prevenir otro tipo de complicaciones.

¡En Cínica Maiquez queremos cuidarte!

En Clínica Maiquez somos plenamente conscientes de las consecuencias negativas que pueden producirse a causa de la presencia del sarro. Por ello, te presentamos los mejores tratamientos para su eliminación y los consejos de higiene dental para que puedas prevenir su reaparición. Nuestro talento humano cuenta con los conocimientos necesarios para otorgarte las mejores soluciones para el cuidado de tu salud dental y bucal. Además, ponen  a tu disposición los equipos más avanzados para el diagnóstico y resolución de cada tipo de caso.

Te invitamos a conocer todo lo que tenemos para ofrecerte, accediendo a nuestra página web, marcando el teléfono de atención de clientes o visitándonos en nuestras cómodas y modernas instalaciones en el corazón de Madrid, para que sientas la seguridad y bienestar que podemos garantizarte.

¿A qué esperas para poner tu salud bucal en manos de quienes se preocupan por ti? 

¡Te estamos esperando!

Leave a Reply