Si has sufrido en alguna ocasión una infección bucal, es probable que hayas tenido que utilizar Rhodogil para poder minimizar sus efectos. Nos encontramos ante un fármaco muy utilizado en el ámbito de las clínicas dentales. Especialmente como consecuencia del potente efecto que tiene a la hora de luchar contra todos los gérmenes que habitan en nuestra boca.

En Clínica dental Maiquez recomendamos su uso en el caso de que nos encontremos ante una infección bucal en estado avanzado, que impida su tratamiento en cualquier otro escenario. No obstante, es importante tener en cuenta que es recomendable consumirlo únicamente después de haber visitado a un especialista. Será el profesional que evalúe nuestro caso en particular el encargado de valorar el tratamiento que se debe llevar a cabo. Especialmente en los casos en los que se introducen fármacos en el mismo. La automedicación nunca es una opción recomendada.

Por la popularidad con la que cuenta el Rhodogil, a continuación hemos elaborado una pequeña radiografía que te ayudará a entender su funcionamiento. Así como los casos en los que suele utilizarse para asegurar el mejor resultado.

¿Qué es Rhodogil?

Para entender bien cuál es el funcionamiento de este tratamiento, así como todos los usos que se desprenden del mismo, es importante conocer exactamente qué es. Nos encontramos ante un fármaco que introduce una potente combinación de antibióticos. Especialmente espiramicina y metronizadol. En su combinación nos encontramos el importante efecto que produce a la hora de lidiar contra la mayoría de las bacterias orales que pueden estar presentes en nuestra cavidad bucal.

Como ocurre con cualquier otro fármaco que contiene antibióticos en su interior, es importante tener en cuenta que únicamente se debe ingerir tras una valoración médica. Debiendo estar recomendado por un odontólogo profesional. Bajo ningún concepto se debe tomar el medicamento por nuestra cuenta. Puesto que podríamos estar poniendo en peligro a nuestra salud.

En Clínica Maiquez recetamos Rhodogil únicamente en aquellos casos concretos en los que observamos que es el único método que puede llegar a proporcionar una solución para una determinada situación. Rhodogil se administra únicamente por vía oral. En comprimidos que están recubiertos por una película. Siendo un medicamento especialmente eficaz en una gran cantidad de situaciones. No obstante, con el objetivo de poder asegurar el mejor resultado, es importante que requiera de un buen diagnóstico previo que nos asegure los mejores resultados.

Una solución para tus infecciones bucales

Como ocurre con el resto de los antibióticos que se encuentran presentes en el mercado, es importante conocer que no deben ser ingeridos a la ligera. Este tipo de medicamentos están especialmente indicados para tratar infecciones bacterianas. Siendo ésta su única vía de acción en la que realmente merece la pena su uso.

Rhodogil únicamente se ingiere en el caso de que exista una infección bucal de origen bacteriano. Para asegurar su eficacia, se debe tomar durante siete días seguidos. De lo contrario, no observaremos sus efectos.

Los usos de Rhodogil

En Clínica Maiquez recomendamos Rhodogil en casos muy concretos. A continuación, una selección de los mismos.

Enfermedades periodontales

Las enfermedades relacionadas con el periodonto, como es el caso de la gingivitis o de la periodontitis, están provocadas por la presencia de bacterias orales que no se han eliminado con éxito. Es importante tener en cuenta que en el caso de que no removamos la placa bacteriana con una buena limpieza oral, es posible que ésta se termine por transformar en sarro. Con las consecuencias que ello puede llegar a tener en nuestra salud dental. El sarro puede permanecer debajo de las encías, generando importantes daños a nivel periodontal.

El Rhodogil ayuda a detener la infección bacteriana. En combinación con el resto de tratamientos que puedes encontrar en nuestra clínica dental, se trata de evitar cualquier posible pérdida dental a la que tengamos que enfrentarnos como consecuencia de una mala estabilidad de nuestras piezas.

Nuestro periodoncista trabaja para poder imprimir las mejores soluciones a todos nuestros pacientes. Asegurando en todo momento la resolución de toda la problemática derivada de una infección de nuestras piezas dentales.

Absceso dental

Los abscesos dentales, también conocidos como flemones, suelen estar ocasionados por las bacterias orales. En el caso de que se acumule pus en su interior, es probable que experimentemos altas dosis de dolor, hinchazón y muchas molestias en una gran cantidad de zonas afectadas.

En algunos casos, este tipo de patologías son consecuencia de la aparición de una serie de caries que no han recibido un tratamiento a tiempo. No obstante, la realidad es que podemos encontrar una gran cantidad de causas que pueden provocar su aparición.

El Rhodogil puede ayudarnos a eliminar la infección bacteriana que se encuentra presente en este tipo de situaciones. Evitando la aparición de los abscesos dentales y favoreciendo su eliminación.

Postoperatorio oral

En algunos actos relacionados con la cirugía oral, nuestros especialistas recomiendan Rhodogil para poder minimizar sus efectos. El objetivo es el de prevenir cualquier posible infección que pueda derivarse de dicha operación.

En la mayoría de casos, Rhodogil se recomienda tras la exodoncia de las muelas del juicio o después de haber llevado a cabo la colocación de implantes dentales. Gracias a su aparición, es posible minimizar el riesgo de infección. Siendo uno de los elementos determinantes en el momento de asegurar el éxito de las intervenciones bucodentales.

Sinusitis

La sinusitis es una inflamación de mucosas que hay en el interior de los senos paranasales. En muchos casos, la patología es consecuencia de una infección bacteriana. No obstante, no es el único motivo que se desprende de este tipo de situaciones.

La combinación de antibióticos es perfecta para poder llevar a cabo la eliminación de la enfermedad.

¿Cómo se debe ingerir Rhodogil?

Es importante seguir en todo momento las indicaciones de los médicos para poder llevar a cabo la ingesta de este tipo de medicamentos. Será responsabilidad de nuestro equipo de odontólogos determinar todas las pautas que se tienen que llevar a cabo de acuerdo a cada caso en concreto. Puesto que la dosis puede variar de acuerdo a una gran cantidad de factores.

No obstante, de forma general, es importante llevar a cabo las siguientes dosis:

  • Adultos: De cuatro a seis comprimidos al día
  • Niños de 10 a 15 años: Tres comprimidos diarios
  • Niños de 6 a 10 años: Dos comprimidos diarios

Como ya hemos mencionado, nuestro equipo de profesionales te dictará todas las pautas que se deben seguir para llevar a cabo el tratamiento en cuestión. Confía en nuestro equipo médico y déjate guiar por todas sus indicaciones a la hora de poder llevar a cabo la toma de Rhodogil. Ven a visitarnos, nuestra primera consulta es gratuita. En ella podrás resolver todas las dudas con las que cuentas. ¿A qué estás esperando?

Leave a Reply