Gran parte de los problemas que afectan la forma y funcionamiento de nuestras cavidades bucales se asocian a deficiencias en la técnica o frecuencia de los rituales de higiene oral. Si bien es cierto que las consecuencias que se derivan de lo anterior, entre las que encontramos caries y enfermedades gingivales, son las que suelen motivar la mayoría de las consultas odontológicas, también existen otras causas importantes que impiden disfrutar de un estado óptimo de salud y estética oral.

Entre ellas resaltan las deformidades maxilofaciales. Estas son congénitas y se producen cuando hay un inadecuado desarrollo del embrión, existen malformaciones en las estructuras craneanas y del tercio inferior de la cara. También las hay adquiridas, cuando se derivan de hábitos dañinos, enfermedades y/o factores ambientales, que generan la alteración de las proporciones de las principales estructuras óseas. 

Entre las principales causas adquiridas que producen cambios estructurales de la forma del rostro encontramos: 

  • Traumatismos faciales
  • La presencia de tumores benignos o malignos
  • Problemas de crecimiento óseo 
  • Alteraciones derivadas de la pérdida dentaria.

No obstante, existen casos de alteraciones que pueden ser propiciadas por aspectos congénitos o circunstancias ocurridas a lo largo de la vida. En ocasiones, incluso existe una convergencia entre ambos factores tras una estructura maxilofacial inusual. En este sentido, cabe destacar que el prognatismo puede generarse por cualquiera de esas causas o bien, como consecuencia la suma de ellas.

¿Qué es el prognatismo?

El prognatismo mandibular también es conocido como maloclusión tipo III.  Se trata de un problema de mordida bastante común que puede estar presente entre el 1 y el 3% de la población mundial. Esta condición obtiene su nombre a través de las partículas latinas pro que quiere decir hacia adelante y el sufijo gnathos que se refiere a la mandíbula.

Este término se acuñó en el siglo XIX para identificar a la alteración maxilofacial en la que la mandíbula se proyecta por delante del maxilar, ya sea porque esta se encuentra adelantada (maloclusión de origen dentario), como porque existe un crecimiento insuficiente o excesivo en alguno de esos elementos esqueléticos.

El prognatismo puede causar implicaciones no deseadas desde el punto de vista estético, ya que cambia la forma normal del rostro sobre todo cuando se observa desde alguno de sus costados. Sin embargo, el principal problema en estos casos radica en los efectos negativos que se producen desde la perspectiva funcional. 

Entre estos últimos tenemos:

  • Problemas al masticar los alimentos
  • Dolores de cabeza y/o cervicales
  • Dificultades para hablar correctamente
  • Mayor desgaste de las piezas dentales
  • Tratamiento para el prognatismo

Sea cual sea la causa del prognatismo resulta conveniente ejercer medidas que permitan corregirlo lo más pronto posible, como medida para evitar el daño dental y las molestias que pueden derivarse de su existencia prolongada. 

Los tratamientos a aplicar para subvertir esta condición serán completamente distintos dependiendo de la edad que tenga el paciente. De igual modo, podrán ser más o menos invasivos, dependiendo también del curso de acción seguido.

Prognatismo en niños

Es importante aclarar que entre los 6 y los 10 años de edad se pueden ejercer medidas para solucionar el prognatismo, que no requieren de intervenciones quirúrgicas. En esta fase los huesos maxilares se encuentran todavía en pleno desarrollo, por lo que puede guiarse su crecimiento, para promover la adecuada proporción entre la mandíbula y el maxilar. Una vez se hayan consolidado los huesos de base cerca de los 11 o 12 años, tendrán que llevarse a cabo otros tipos de acciones más complejas:

Aparatos ortodóncicos removibles

Cuando el prognatismo se asocia a causas dentales bastará con corregir la posición y/u orientación de los dientes para garantizar una mordida correcta. En estos casos suelen emplearse aparatos ortodóncicos removibles, cuyas formas se asemejan a una especie de paladar humano.

Este aparato consta de una estructura central plástica rojiza transparente, además de un regulador de tensión metálico y un alambre que recubre los dientes. Este tipo de implemento no pretende cambiar la forma de los huesos de la cara, sino que apunta a ampliar o disminuir el espacio existente entre los dientes para alinearlos correctamente.

Dispositivos extraorales

Si esta condición se debe a un crecimiento excesivo de la mandíbula, a un desarrollo insuficiente del maxilar o una confluencia de ambos aspectos, deberá actuarse directamente sobre dichos huesos promoviendo el avance o el retroceso de los mismos, según se requiera. Para ello, suelen emplearse un conjunto de artefactos extraorales que se ubican fuera de la boca, entre los que encontramos mentoneras y máscaras faciales

Las primeras cuentan con un implemento que se ubica en el mentón y permiten ejercer fuerza sobre la mandíbula con la intención de hacerla retroceder o impedir su crecimiento. La tensión requerida para mantener la mentonera en su lugar es generada por un conjunto de cuerdas o correas que se fijan a un casquete en la parte superior de la cabeza y la fuerza de tracción es regulada mediante un resorte.

Las máscaras faciales de protracción tienen como propósito estimular el crecimiento del maxilar superior y proyectarlo hacia adelante. Para lograrlo, utiliza dos superficies de anclaje que se fija a la frente del paciente y a su mentón, y ambas se fijan entre sí a través de uno o más alambres. También cuenta con un aparato intraoral que se fija a la estructura externa mediante unos elásticos.

Prognatismo en adultos

Como indicamos anteriormente, cuando existe prognatismo en adolescentes y adultos las medidas terapéuticas diseñadas para contrarrestarlo pueden ser más complejas y en muchos casos más invasivas que las que suelen aplicarse en niños o niñas. Esto se debe a que la plasticidad de los huesos faciales merma significativamente a partir de los 12 años de edad, por lo que no puede guiarse su crecimiento a voluntad.

Solución ortodóncica

Sin embargo, tal como ocurre en el caso de los más pequeños existen adultos que presentan una maloclusión tipo III como consecuencia de alteraciones en la posición de los dientes inferiores y/o superiores. 

En este caso, podrán emplearse brackets metálicos o algunas de las alternativas de ortodoncia invisible que existen en la actualidad, para modificar la distribución y orientación de dichas piezas dentales. Este tipo de tratamiento puede durar entre uno y tres años, dependiendo de la gravedad del problema.

Cirugía ortognática:

Cuando la alteración se debe a problemas en el crecimiento esquelético, el paciente deberá transcurrir por un procedimiento quirúrgico denominado cirugía ortognática. Este tipo de intervención se puede llevar a cabo para solventar cualquier tipo de maloclusión al emplear distintas técnicas. 

No obstante, cuando esta medida terapéutica se ejerce como medio para corregir el prognatismo suele involucrar cortes en la mandíbula o maxilar, e incluso en ambas estructuras anatómicas. Luego, se fijarán las porciones de hueso al lugar deseado a través de implementos sanitarios específicos, tales como placas u otros elementos de sujeción.

En ocasiones, este tratamiento puede complementarse con la utilización de aparatos ortodóncicos para conseguir los mejores resultados.

Tu salud bucodental es nuestra principal prioridad

En la Clínica Maiquez tenemos como principal motivación ayudarte a conseguir un nivel óptimo de salud oral y la apariencia que deseas para tu sonrisa. Debido a esto, te ofrecemos los tratamientos más avanzados ejecutados por odontólogos profesionales, cirujanos orales y maxilofaciales, así como especialistas en disciplinas relacionadas que cuentan con gran experiencia y reputación. 

Contamos con equipos que incluyen los últimos avances tecnológicos, por lo que podemos detectar precozmente los problemas que puedan afectarte en un momento determinado y proponerte las mejores alternativas terapéuticas. Te invitamos a conocer nuestras cómodas instalaciones.

Somos tus aliados en la búsqueda del bienestar ¡Contáctanos!

Leave a Reply