Todo lo que debes conocer

Durante los últimos años, todo lo relacionado con las modificaciones corporales ha ido aglutinando una creciente atención. Tendencias tales como los piercings, los tatuajes o cualquier otro elemento utilizado como forma de expresión ha cobrado un especial protagonismo. Inicialmente este tipo de tendencias estaba muy relacionada con el público más juvenil. No obstante, con el paso de los años su uso se ha democratizado entre multitud de grupos sociales. Despertando también el interés del público adulto.

Una de estas modificaciones ha sido el piercing en la lengua. Convertido en una de las perforaciones más demandadas, capaces de despertar un mayor interés. En este contexto, desde Clínica Maiquez hemos llevado a cabo una aproximación en torno a las características de este tipo de piercings. Así como las posibles consecuencias y los tipos que existen.

¿Son peligrosos los piercings en la lengua?

Pese al desconocimiento que existe en torno al impacto de este tipo de perforaciones en nuestro cuerpo, existe la creencia de que el piercing en la lengua se traduce en una gran cantidad de problemas relacionados con la salud de nuestros dientes. Si hacemos un análisis en torno a su recorrido histórico, conviene saber que su origen parte de las tribus urbanas más antiguas del mundo. Como es el caso tanto de la Maya como de la Azteca. En ambos casos, las perforaciones en la lengua tenían una importante connotación simbólica. Siendo una de las celebraciones que se llevaban a cabo cuando los jóvenes dejaban atrás la adolescencia y se convertían en adultos.

El daño físico, la valentía o la negación de la muerte eran tres de las actitudes que se desprendían de este tipo de acciones. Convertidas en uno de los rituales de mayor envergadura. Este rito servía, además, para diferenciar los diversos rangos que existían dentro de la tribu.

No obstante, hubo que esperar a la década de los 90 para comenzar a visualizar este tipo de rituales en la población occidental. Una población cada vez más seducida por la vertiente estética que se desprende de lo relacionado tanto con los piercings como con los tatuajes.

Actualmente, todas las personas que se deciden por someterse a una de estas perforaciones lo hacen con un objetivo estético. Siendo el principal motor que impulsa a este tipo de acciones.

No obstante, y pese al impacto estético que podemos encontrar, es conveniente analizar el riesgo que queda latente a la hora de llevar a cabo un piercing en la lengua en nuestro cuerpo. Puesto que, tal y como se ha demostrado, llevar un pendiente en la boca aumenta el riesgo de que nuestra cavidad bucal pueda atraer una gran cantidad de enfermedades periodontales. Como consecuencia de que resulta mucho más sencillo la acumulación de bacterias en nuestra lengua, dientes y encías.

¿Cómo se lleva a cabo un piercing en la lengua?

En el momento en el que te decantes por llevar a cabo este tipo de perforaciones, es importante que confíes únicamente en un centro especializado que cuente con profesionales con la suficiente experiencia y conocimientos como para poder llevar a cabo esta acción en condiciones de seguridad. Asegurando la máxima tranquilidad a todos sus pacientes.

En el caso de la lengua, al tratarse de un músculo, escoger a un profesional con experiencia es una de las mejores inversiones en materia de seguridad que vamos a poder decantarnos. Como consecuencia de la gran cantidad de peligros que se desprenden de una mala perforación.

Si nos detenemos a valorar los riesgos de la perforación, aún en el caso de que ésta se haya llevado a cabo con un profesional, son varios los elementos sobre los que vamos a tener que centrar nuestra atención.

  • En primer lugar, es importante tener en cuenta que es posible que la persona que se realice el pendiente sea alérgica al material del mismo. Por lo tanto, y con el objetivo de evitar posibles problemas que puedan ir surgiendo, es importante tener en cuenta que se debe comprobar que no sea nuestro caso. Y que el material con el que se ha llevado a cabo el pendiente no pueda llegar a ser perjudicial por nuestra salud.
  • Por otro lado, la cicatrización del piercing también es uno de los elementos más importantes. En este caso, es importante que nuestro estado de salud sea óptimo para que nuestro cuerpo sea capaz de enfrentarse al proceso de cicatrización con las mejores garantías. Cualquier enfermedad, por leve que sea, puede influir en este proceso.

¿Qué cuidados necesita un piercing en la lengua?

Una vez se lleve a cabo la perforación del piercing es importante tener en cuenta que el proceso de curación es esencial. Únicamente de este modo podremos proporcionar a nuestro cuerpo todas las herramientas que necesita para poder asimilar el tener una pieza metálica nueva en el interior de nuestra boca.

El primer aspecto que debemos entender es que la lengua es un órgano que contiene una amplia concentración de bacterias, por la naturaleza de la misma. Así como una gran cantidad de vasos sanguíneos y de terminaciones nerviosas. Una suma de elementos que provocan que debamos de incidir con determinación en el mantenimiento de la higiene de nuestra boca.

Este factor se ubica como un elemento clave para la cicatrización de nuestro piercing. Desde Clínica Maiquez recomendamos maximizar las tareas de higiene durante las semanas posteriores a la realización de la perforación. Con el objetivo de evitar males mayores en un futuro. Elementos tales como el cepillado de nuestros dientes y de nuestra lengua después de cada comida. Así como emplear colutorio sin alcohol pueden ser dos de las opciones que mejor resultados ofrezcan a nuestra dentadura.

En el caso de que no contemos con ningún producto específico, también es importante conocer que los enjuagues con agua y con sal pueden ser de gran ayuda para favorecer el proceso de cicatrización.

Siguiendo en esta misma línea, la higiene no es el único elemento determinante en el proceso de cicatrización. También la dieta se conforma como una de las mayores preocupaciones sobre las que debemos centrar nuestros esfuerzos. En este sentido, una dieta blanda a base de comidas frías puede ser una de las mejores decisiones para reducir la inflamación. Al mismo tiempo, no está recomendada la ingesta de alimentos que resulten excesivamente calientes o ácidos.

Durante los primeros días es habitual sentir una serie de molestias en torno a la zona en cuestión. Cuando esta situación se produce, una de las mejores opciones por las que podemos decantarnos es por ayudar a reducir la inflamación a partir de la ingesta de antiinflamatorios. No obstante, es recomendable acudir a nuestro dentista de confianza antes de llevar a cabo la medicación para reducir el dolor.

Como norma general, el proceso de cicatrización de la perforación en la lengua no debería superar las seis semanas. No obstante, depende de cada persona la velocidad a la que su cuerpo asimila este tipo de cambios. Ante cualquier posible contratiempo que pueda surgir, los doctores de Clínica Maiquez te estarán esperando para minimizar cualquier duda con la que cuentes. Aprovecha que nuestra primera visita es gratuita y déjate guiar por un tratamiento 100% personalizado. ¿A qué esperas para disfrutar de todas nuestras ventajas?