Es muy común el uso de piercing en el labio o perforaciones bucales u orales, porque puede que resulten atractivas en algunos casos. Sin embargo, el uso de estos provoca diversas secuelas en tu salud bucodental, porque emiten gran cantidad de bacterias y del mismo modo, la humedad del interior de la boca obstaculiza la cicatrización de los tejidos.

Es por ello que, Clínica Dental  en Madrid Maiquez te recomienda que antes de hacerte una perforación de este tipo debes informarte sobre los peligros e inconvenientes que conlleva.

Dentro de los posibles inconvenientes podemos encontrar: Alto peligro de infección durante y después de su instalación, molestias, hinchazón de encías, sangrado extremo, daños en los dientes y hasta infecciones que podría poner en riesgo tanto tu torrente sanguíneo como otros órganos. Estos son solo algunos de los tantos inconvenientes que te puede causar el piercing en el labio.

¿A qué se le llaman perforaciones bucales u orales?

Primero se debe tener claro que las perforaciones bucales u orales son aquellas que se ubican en la lengua, boca, mejillas y orejas. Este tipo de perforaciones contienen su propia joyería de metal y vienen con diversos modos, ya sea en aros, barras y argollas. No obstante, hacerse un piercing en el labio o cualquiera de estos lugares involucra más conflictos para tu salud que simplemente hacer una perforación en cualquier otra parte del cuerpo, porque puede ocasionar fracturas en las piezas dentales o desgastes de las encías, debido a traumatismos masticatorios.

Si eres usuarios de piercings bucales debes visitar a tu odontólogo de confianza periódicamente, también se recomienda que antes de perforarte cualquier parte de la boca, lo consultes con tu dentista.

¿Cuáles podrían ser los efectos adyacentes de estas perforaciones?

Los más significativos aparecen por los inconvenientes que suceden durante su instalación (infecciones, hemorragias, golpes, dolor, dificultad de cicatrización y contusiones en glándulas salivares), del mismo modo hay complicaciones tardías, ya que, al fin y al cabo, son cuerpos extraños implantados en una zona muy contaminada como es la boca.

A continuación, se detallan algunos efectos colaterales que produce tener un piercing en el labio:

  • Contusiones en las piezas dentales: esto se debe por el movimiento del piercing con los dientes afectando la posición de los mismos.
  • Conflictos con las encías: el roce del piercing provoca irritación y daño en las mismas.
  • Padecimientos por transmisión sanguínea: de por sí nuestra boca es húmeda y cálida. Por este mismo motivo, es frecuente que se generen gérmenes tras la instalación del piercing.
  • Enfermedades infecciosas: es probable que exista la posibilidad de contagiarte con herpes, hepatitis B, C, D y G e incluso VIH.
  • Halitosis: esto es producto de la placa bacteriana, si no realiza correctamente enjuagues bucales ocasionará que se te queden incrustadas sobras de alimentos en dicha pieza.
  • Fisuras en los dientes: conjuntamente del movimiento del piercing se contraen los dientes causando posibles fracturas o simplemente rayarlos.
  • Reacción alérgica: solo si eres alérgico al material del que esté hecho el piercing.
  • Tragárselo: es muy frecuente que se desenganchen y eso provoque inconscientemente que te lo puedas tragar.
  • Infecciones: habitualmente tu boca produce bacterias y estas pueden ocasionar problemas gingivales y estéticos e inflamación de la encía, recesiones gingivales, periodontitis, estomatitis e inclusive endocarditis si se contrae una infección y termina en el torrente sanguíneo.
  • Hemorragia extensa: esto solo ocurre si la aguja traspasa cualquier vaso sanguíneo a lo largo de la instalación.
  • Molestia o hinchazón: estas sintomatologías son muy frecuentes, solo en ocasiones intensas puede provocar un bloqueo de las vías respiratorias y limitar la respiración.
  • Dientes fisurados: se produce por la fricción que tiene el material con las piezas dentales, ocasionando fisuras y daños en los tratamientos de conductos
  • Daño a las encías: el metal daña el tejido gingival y hace que estas se aíslen. Aparte de ser antiestéticas, si tienes las encías aisladas hará que la raíz de los dientes se vuelva un poco más susceptible a las caries y cualquier otro padecimiento periodontal, debido a la cantidad de placa bacteriana acumulada y el crecimiento del sarro. En el peor de los casos ocasionan gingivitis y periodontitis.
  • Pérdida del gusto y roturas: esto sucede por el sabor metálico que produce el piercing.
  • Contacto directo y desgaste: ocasionando llagas y reducción paulatina de tejido en las encías. Si esto no se soluciona a tiempo puede causarte daños en tus piezas dentales (desgaste y fractura dental).
  • Reproducción de gérmenes: cuando ingieres cualquier comida los piercings actúan como obstáculos reteniendo dichos alimentos. Ocasionando que los gérmenes se acumulen y se reproduzcan rápidamente generando sangrado, inflamación y posibles infecciones.
  • Posibles problemas con tu odontólogo: el uso de los piercings bucales u orales obstaculiza la atención odontológica como la profilaxis dental o algún otro tipo de tratamiento bucodental. Asimismo, impide la correcta ejecución de radiografías, ya que aparece como objeto opaco (visible en la radiografía como una zona blanca).
  • Resección gingival: al retraerse las encías la superficie dental queda a simple vista, ocasionando inclusión del diente, causando inmovilidad y posterior pérdida.
  • Desalineación dental: al ser el piercing un organismo nuevo introducido en nuestra boca causa variaciones en los dientes ocasionando modificación en nuestra mordida.

●     Otros efectos secundarios

  • Problemas al hablar y pronunciar las letras R, S, T y L.
  • Problemas de sangrado.
  • Mal aliento.
  • Alergias, úlceras o deformación de la lengua.
  • Hipersalivación.
  • Daños temporales o permanentes en la cámara pulpar.
  • Pus en la zona infectada.
  • Laceraciones / heridas.
  • Eritema palatino.
  • Formación de queloides.
  • Formación del tejido cicatrizal en torno al piercing.

¿Cómo puedes minimizar los efectos secundarios de estas perforaciones bucales u orales?

  • Realizar un correcto cepillado durante 3 minutos.
  • Usar cepillos interproximales y seda dental para las zonas entre los dientes.
  • Mantener el lugar del piercing lo más limpio posible.
  • Lavarse bien las manos siempre que se vaya a tocar dicho lugar.
  • Aplicar colutorio.
  • Asegurarse de que el piercing no produce ningún roce.
  • Asegurarse de que está bien ajustado para evitar tragarlo.
  • Retirarlo cuando se haga deporte.
  • Ante cualquier duda acudir a tu odontólogo de confianza.

¿Qué hacer si sucede una infección o alguna complicación?

  1. Retira el piercing y acude cuanto antes a tu dentista para evaluar el caso.
  2. Realizar una higiene bucal extrema en toda la boca (encías, dientes y lengua) para eliminar los gérmenes y evitar posibles infecciones.
  3. Asiste al odontólogo lo más pronto posible para que te realicen a tiempo el procedimiento correspondiente.

Recomendaciones que deben hacer si tienen perforaciones bucales u orales

  1. No fumar.
  2. No beber alcohol.
  3. No consumir grasas hasta que no haya cicatrizado.
  4. Utilizar antisépticos bucales sugeridos por el odontólogo. Debes realizarlo siempre con las manos aseadas.
  5. Ajustar el piercing de manera constante para evitar asfixias.
  6. Retirarlo si se practica algún pasatiempo de contacto o se usan protectores bucales.
  7. Asistir al odontólogo si aparece una infección en la zona.

¿Cuánto duran las perforaciones bucales cosméticas?

El tiempo va a depender de cada persona. No obstante, todo va a depender de la atención y cuidados que le proporciones. Las perforaciones bucales u orales pueden permanecer en tu boca interminablemente, solamente si no sufres de ninguna infección y si la misma no interfiere con tu funcionamiento habitual.

Recuerda que nunca debes dejar de acudir al odontólogo, si en algún momento presentas alguna molestia o inconveniente ven inmediatamente. Tampoco debes de olvidarte de realizar tus revisiones continuas, esto es para que llegado el momento el odontólogo pueda resolver a tiempo cualquier riesgo o inconveniente que tengas. Es recomendable acudir después de haber cicatrizado la herida inicial.

 ¿Cuándo hay que retirarlo definitivamente?

Preferiblemente debes hacerlo a la primera molestia que sientas, ya sea en los dientes o encías. Lo más recomendable sería retirarlo antes de que provoque lesiones graves o irreversibles o durante un aislamiento de encía, una fisura dental o infecciones.

Partes más usuales de los piercings bucales u orales

  • Lengua: los barbell suelen instalarse en la parte central, se conocen como una barrita limitada en cada superficie rodeada de una bolita. De igual manera existen personas que se instalan anillos en las partes laterales y anteriores de la lengua.
  • Labios: los aros y labrets son los más comunes, las mismas se reconocen porque contienen una barrita con una bolita en la parte exterior y un disco plano que forma el cierre en la interior. Estas piezas se colocan en aquellas partes donde está involucrado el contorno del labio, no obstante, lo habitual es que se instale en la parte central del labio inferior.
  • Mejillas: es el caso de los frenillos linguales y la famosa campanilla. Estos tipos de piercing son externos y la perforación alcanza la mucosa .

En Clínica Dental en Madrid Maiquez no recomendamos el uso de ninguno de estos tipos de piercings, sin embargo, esto dependerá de cada persona. En el caso de que tengas alguno te explicaremos detalladamente lo necesario que tienes que saber  para tener una buena higiene antes, durante la instalación y después, pero sobre todo en el proceso de cicatrización.

¡Clínica Dental Maiquez, siempre pensando en tu bienestar, calidad y salud dental!

Leave a Reply