Las muelas del juicio son, para el público general, una de las mayores incógnitas que se encuentran en nuestra boca. Para algunas personas, se convierten en un importante desafío que termina por necesitar ser extraído para aliviar el dolor y la presión de nuestra cavidad bucal. No obstante, existe otro tipo de personas a las que nunca les llegan a crecer.

Elementos tales como qué son las muelas del juicio, cuándo comienza su crecimiento y cuáles son los problemas que pueden generar son solamente tres de las dudas más importantes. No obstante, existen una serie de elementos más a los que se debe prestar una mayor atención. Desde Clínica Dental Maiquez, conscientes de la complejidad que se desprende de este tipo de cuestiones, hemos identificado una serie de elementos que te ayudarán a entender todo lo que debes saber en torno al crecimiento y consecuencias de tus muelas dentales.

¿Qué son las muelas del juicio y cuáles son sus funciones?

Las muelas del juicio, técnica llamadas cordales, son cuatro piezas dentales que aparecen en la parte posterior de la boca. Concretamente detrás de la zona de los segundos molares. Este tipo de muelas presentan importantes características que las convierten en únicas. Entre ellas, el momento en el que comienzan a crecer. Al contrario de lo que ocurre con el resto de nuestras piezas dentales, los cordales no comienzan a salir hasta que tenemos entre 17 y 25 años de edad. Aunque el ritmo de crecimiento varía de manera considerable de acuerdo a las características y necesidades de cada persona.

En algunos casos, incluso, es posible que no lleguen nunca a crecer. Por lo que no se rigen en ningún momento por una regla exacta que permita adelantarnos a este crecimiento. Al mismo tiempo, también conviene saber que es posible, incluso, que no crezcan las cuatro a la vez. Sino que su crecimiento se lleve a cabo a ritmos muy diversos. Siendo mucho más frecuente de lo que inicialmente puede llegar a parecer.

Las muelas del juicio incidirán, por tanto, en el número de dientes que se encuentran en la dentadura de un adulto. Variando de manera considerable en función del número de muelas del juicio con el que cuentan en sus arcadas. Resultando especialmente complejo poder definir por norma general el tamaño de la dentadura adulta.

Los orígenes de las cordales

Para entender la naturaleza de este tipo de piezas dentales conviene tener en cuenta que los cordales tienen su origen en nuestros antepasados. Históricamente, la raza humana necesitaba de una mandíbula mucho más desarrollada que la actualidad. Como consecuencia de que necesitaba ingerir una serie de alimentos que requerían de una mayor masticación a la que sometemos actualmente a todos aquellos alimentos que conforman nuestra rutina diaria.

A medida que la especie humana fue evolucionando y definiendo una dieta mucho más trabajada, las dentaduras no necesitaban de tanto tamaño para poder llevar a cabo un buen trabajo.

Es importante conocer que las muelas del juicio no tienen una misión fundamental en nuestra boca. Por lo que en aquellos casos en los que el crecimiento no se produce en ninguna de las etapas de nuestra vida, es importante tener en cuenta que no va a afectar en ningún momento a la funcionalidad de nuestra cavidad bucal. Además, y como consecuencia de la gran cantidad de problemas que se derivan de su crecimiento, es bastante habitual extraerlas para minimizar los posibles problemas que se desprenden de su desarrollo.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes?

En la mayoría de los casos, la complicación más sintomática de las muelas del juicio es el dolor que se desprende en la zona de la boca en la que se encuentran. Resultado especialmente complejo poder llevar a cabo determinadas tareas diarias, como es el caso de comer, beber agua o interactuar con otras personas. No obstante, también es importante destacar que no es el dolor el único motivo por lo que conviene prestar atención al crecimiento de este tipo de piezas.

La falta de espacio, así como un crecimiento inadecuado, también son dos de los problemas más habituales que se desprende de su desarrollo. Comprometiendo al máximo la estructura de nuestra cavidad oral. Son muchos los casos en los que los dientes comienzan a apiñarse, con toda la problemática que se genera a nivel de salud bucodental. Puesto que tanto el sarro como las bacterias se acumulan en aquellas zonas en las que el cepillo no puede llegar.

Es importante prestar atención a todas las posibles molestias que se desprenden del crecimiento de nuestras muelas del juicio. Como consecuencia de la gran cantidad de elementos en los que pueden incidir de manera directa. En cuanto aparece el más mínimo peligro, es suficiente con acudir a nuestro especialista de confianza para poder evaluar la decisión y valorar cualquier decisión que resulta necesaria tomar.

¿Se pueden operar las muelas del juicio?

Efectivamente, una de las soluciones más populares para poder lidiar contra la problemática que supone el crecimiento de las muelas del juicio es lo relacionado con la extracción de las mismas. Es el odontólogo especializado en cirugía e implante, así como su equipo de cirujanos, los que se encargan de llevar a cabo la operación. Desde Clínica Maiquez entendemos esta como una de las mejores inversiones por las que vamos a poder decantarnos para asegurar la calidad de vida de todos nuestros pacientes.

No obstante, es importante tener en cuenta que es responsabilidad de nuestro equipo médico llevar a cabo el análisis de cada situación en particular. Dependiendo de la dentadura, así como de las características en cuestión de las mismas, es posible que no resulte necesario desprenderse de ningún cordal.

Tal y como ya hemos mencionado anteriormente, al no tener ninguna función específica dentro de nuestra boca, la extracción suele ser una de las mejores inversiones por las que vamos a poder decantarnos. Siempre y cuando de su crecimiento se desprendan una serie de problemas.

En el caso de que te termines por decantar por la extracción de las muelas, es importante conocer que no siempre es necesario tener que esperar a que aparezcan los primeros problemas a la hora de poder atajarlos. Apoyándonos en radiografías es posible llevar a cabo el análisis de toda la situación en la que nos encontramos de acuerdo al crecimiento de nuestras piezas dentales. En base a la información que se desprenda de este tipo de materiales podremos tomar las decisiones pertinentes en materia de extracción.

Como podemos comprobar, son muchos los elementos que intervienen de manera directa a la hora de identificar las causas de la irrupción de las muelas del juicio. Desde Clínica Maiquez, como consecuencia de que contamos con la aparatología más avanzada, podemos ofrecerte la mejor técnica de acuerdo a todas tus necesidades. Acude a nuestro centro, disfruta de nuestra primera visita gratuita, y déjate seducir por todas las opciones de tratamiento que vamos a ofrecerte.