El desarrollo de las ciencias del ámbito sanitario ha ayudado a mejorar los mecanismos de identificación y tratamiento de una gran cantidad de enfermedades o alteraciones de la salud. Sin embargo, en la actualidad existen ciertas afecciones sobre las cuales aún existe un cierto grado de incertidumbre en lo que se refiere a sus causas, alcances, posibles tratamientos y otros detalles. 

¿Qué es la leucoplasia?

La leucoplasia es una enfermedad que afecta las mucosas orales y vaginales, y que se caracteriza por la aparición de parches blanquecinos y ligeramente engrosados. Cuando esta se presenta en la cavidad oral puede afectar los tejidos blandos orales y más específicamente a la cara interna de las mejillas, las encías, la parte inferior de la boca y con menos frecuencia, a la lengua.

Por lo general, la leucoplasia no suele entrañar consecuencias negativas importantes sobre la salud oral o general del individuo que la padece cuando es tratada a tiempo. Si en cambio, la enfermedad progresa significativamente sin ningún tipo de cuidado o seguimiento puede convertirse en una lesión cancerosa, la que representará una potencial amenaza para el bienestar del paciente.

Este tipo de condición no es muy frecuente, por lo que se estima que solo de un 1 a un 5 % de la población mundial puede presentar una o más lesiones a lo largo de su vida. En paralelo, se ha determinado que las personas fumadoras son 7 veces más proclives a sufrir leucoplasias que aquellas que no consumen ningún derivado del tabaco.

Causas de las leucoplasias

Uno de los aspectos que aún no se ha logrado discernir completamente, son las causas de las leucoplasias. No obstante, algunos especialistas apuntan a que los desencadenantes que motivan la aparición de las variedades bucales de esta enfermedad pueden ser el consumo excesivo de tabaco y alcohol o bien la fricción producida por la existencia de asperezas en dientes naturales o piezas protésicas. Cabe destacar que aún no existe un consenso en este tema por parte de la comunidad científica.

A pesar de lo anterior, dicha condición resulta muy fácil de diagnosticar a través de la observación clínica y de algunos exámenes de laboratorio. Por otra parte, existen diversos cursos de acción que permiten eliminar sus efectos negativos más característicos.

En ocasiones, la leucoplasia puede ser una enfermedad en sí misma, principalmente cuando se genera por el roce continuo con superficies que afectan la mucosa bucal. Sin embargo, en otros casos resulta uno de los síntomas más evidentes de otras alteraciones de salud.

A continuación, te explicamos con mayor nivel de detalle qué es la leucoplasia, cuáles son sus signos más característicos, su asociación con otras alteraciones y cuáles son los tratamientos que pueden revertirla.

Síntomas de la leucoplasia

La leucoplasia cuenta con un conjunto de signos que permiten identificarla fácilmente, en virtud de que son muy distintos a los presentados por otras lesiones o enfermedades que afectan la salud de los tejidos orales. A continuación, te reseñamos los más comunes:

  • Presencia de parches blancos o ligeramente grises en la cavidad bucal.
  • Lesiones con contornos irregulares y no enrojecidos, lo que permite diferenciarlas de llagas u otros tipos de afecciones.
  • Generación de dolor o molestias: cuando los parches entran en contacto con comidas ácidas o muy condimentadas.
  • Los parches no desaparecen cuando son frotados con las cerdas del cepillo dental. 

Tipos de leucoplasias

En los estudios médicos-odontológicos se han identificado cinco tipos de leucoplasias, atendiendo a varios factores de clasificación:

Leucoplasia homogénea:

Este tipo de leucoplasia exhibe lesiones mayormente blancas y predominantemente planas, que pueden contar con algunas grietas o hendiduras de poca profundidad. Normalmente, suelen ser completamente asintomáticas y  cuentan con poca probabilidad de malignizarse. 

Leucoplasia no homogénea:

Esta variedad suele presentar lesiones de tonalidades blancas y rojizas cuyas texturas son irregulares, pudiendo contener algunas formaciones nodulares. Tienen una mayor posibilidad de convertirse en lesiones cancerosas.

Leucoplasia verrugosa proliferativa:

Es una de las leucoplasias menos frecuentes pero también una de las más difíciles de tratar. Esta modalidad presenta lesiones completamente blancas, que tienden a extenderse lentamente y ocupar gran parte del tejido blando bucal. Con el paso del tiempo pueden surgir formaciones similares a verrugas. Suele generar repeticiones luego de ser tratada y cuenta con altas posibilidades de generar células malignas.

Leucoplasia pilosa:

El signo más característico de esta enfermedad es la proliferación de una mancha blanca de aspecto granuloso, la cual se extiende en ambos costados de la lengua. La causa tras este tipo de afección es la presencia de infecciones derivadas del virus de Epstein-Barr, el cual suele proliferar en las cavidades bucales de pacientes VIH positivos o inmunosuprimidos.

La leucoplasia pilosa puede confundirse en ocasiones con candidiasis oral. Se trata de una infección que está causada por la presencia de un hongo denominado Candida albicans, el cual genera lesiones blanquecinas en forma de placas, que pueden distribuirse en gran parte de la boca y garganta, pero suele afectar principalmente las caras internas de las mejillas, el paladar y la parte superior del esófago.

¿Cuáles son los tratamientos indicados para la leucoplasia?

Como se ha indicado más arriba, existen varios métodos para tratar la leucoplasia. La elección del tratamiento más adecuado estará condicionada por el nivel de desarrollo de la enfermedad, así como por el criterio del especialista tratante.

Eliminación de los desencadenantes:

Normalmente estas lesiones pueden desaparecer después de unos pocos días, semanas o meses, una vez se ha suspendido el contacto entre la mucosa y los agentes inflamatorios. 

Si la leucoplasia se ha generado como producto de la fricción producida por dientes, prótesis o aparatos ortodóncicos, deberán ajustarse y/o alisarse sus contornos. Si en cambio, las lesiones se relacionan con la ingesta de bebidas alcohólicas o consumo de tabaco, abandonar estos hábitos puede resultar el único medio para evitar la proliferación de la enfermedad.

Tratamiento médico:

En ocasiones puede resultar necesario complementar las medidas antes descritas con tratamientos médicos, cuando los parches permanecen tras haber eliminado la exposición a los desencadenantes. Al pasar esto se puede recomendar la aplicación tópica o sistémica de algunos medicamentos

Con respecto a los medicamentos tópicos se ha demostrado que el ácido retinoico y la bleomicina, son sustancias muy útiles para reducir las lesiones en una gran cantidad de pacientes. La alternativa sistémica contempla el consumo por vía oral de cápsulas contentivas de vitaminas A y/o E.

Cuando la lesión tiene sus orígenes en leucoplasias pilosas podrá resultar necesario complementar las opciones terapéuticas antes indicadas con el consumo de fármacos antivirales, tales como valaciclovir y famciclovir, los cuales son reconocidos por sus efectos inhibidores del virus Epstein-Barr.

Técnicas quirúrgicas:

En algunos casos resultará necesario llevar a cabo la extirpación del parche causado por la enfermedad a través de procedimientos quirúrgicos. A tal efecto, pueden utilizarse técnicas tradicionales que implican la utilización de bisturís y otros instrumentos o bien emplear equipos láser o técnicas de crioterapia.

Cuidar tu salud es nuestro compromiso

En la Clínica Maiquez queremos cuidar tu salud bucodental y la de tu familia. Por eso, os ofrecemos los tratamientos odontológicos más efectivos que son llevados a cabo por nuestros especialistas ampliamente capacitados y que cuentan con gran experiencia en la resolución de los casos más complejos y desafiantes. 

Contamos con los instrumentos de última generación para garantizar una precoz detección de los problemas que puedan afectar tu sonrisa, además de las instalaciones más cómodas y amplias, lo que nos permite maximizar vuestro confort.

Estás a un paso de obtener esa sonrisa que siempre has querido mostrar al mundo. ¡Te esperamos!

Leave a Reply