La aparición de un flemón dental en nuestra boca es uno de los problemas más habituales que pueden irrumpir en nuestro día a día en materia bucodental. Una de sus principales características es la gran visibilidad que generan, como consecuencia del notable hinchazón que queda presente en nuestra mandíbula.

Con el objetivo de evitar sus molestias, es importante identificar y abordar esta enfermedad cuanto antes. A continuación, desde Clínica Dental Maiquez te contamos cómo podemos tratar el flemón y cuáles son las mejores formas para poder prevenirlo.

¿Qué es un flemón dental?

El nombre técnico del flemón dental es absceso dental. Se define como una inflamación localizada en la encía que se produce como consecuencia de una infección bacteriana. Su origen, una de las grandes cuestiones que se desprende de este tipo de patologías, suele estar en la superficie dentaria. No obstante, termina accediendo hasta la pulpa y la raíz del diente. Por lo que es importante prestar la máxima atención a los primeros síntomas que nos pueden indicar el surgimiento de este tipo de patologías.

Cuando afecta a la pulpa y a la raíz, se forma un depósito de pus en la zona periapical que genera la inflamación del tejido blando. Esta situación hace referencia al momento en el que el flemón comienza a ser visible. La inflamación del tejido blando se traduce en un fuerte dolor en nuestras encías. De esta situación se desprende que no sea posible sufrir de un flemón sin el correspondiente dolor.

Es importante que acudamos a nuestro centro de confianza en el momento de comenzar a notar las primeras señales en torno a este tipo de patologías. En el caso de no detener el avance de la infección, los agentes patógenos terminan alcanzando los huesos que soportan el diente. Poniendo en riesgo su estabilidad.

¿Cómo se forma un absceso dental?

Las razones que causan un flemón dental están relacionadas con la aparición de bacterias que penetran en la capa interna de nuestras piezas dentales. Por ello, es importante tener bien identificadas cuáles son las causas de su aparición. Entre ellas, destacan las siguientes:

  • Caries dentales que no se han tratado a tiempo y que pueden generar una gran cantidad de patologías
  • Presencia de enfermedades periodontales, como es el caso de la gingivitis o de la periodontitis
  • Un fuerte traumatismo que se deriva en una presión constante
  • Una amigdalitis que se ha complicado más de la cuenta

En el momento en el que las bacterias avanzan hacia las capas internas de nuestros dientes, es posible que puedan afectar también a la cavidad pulpar. Por lo que es importante atajar su avance cuando antes para poder reducir al máximo sus consecuencias.

La cavidad pulpar también es conocida coloquialmente como nervio. Se trata de la zona que alberga los vasos sanguíneos de nuestras piezas dentales. Una vez que este tejido ha sido infectado por la infección, es importante prestar atención a los procesos de inflamación. Así como al posible desarrollo de una patología bautizada como pulpitis. Las características con las que cuenta esta patología la convierten en un problema que puede llegar a ser irreversible. Por lo que es importante maximizar nuestra atención en la misma.

Las consecuencias del flemón

Tener un flemón bucal puede llegar a ser una experiencia muy desagradable debido a las consecuencias que se desprende del mismo. Dependiendo de la intensidad de los síntomas, es posible que la gravedad varíe en función de la naturaleza del flemón dental. No obstante, en el caso de que se trate de los síntomas más habituales, estos son a los que conviene prestar nuestra atención:

  • Dolor intenso y punzante: En la mayoría de los casos, este tipo de dolor aparece de manera repentina. Pudiendo manifestarse tanto en reposo como al morder o tocar la zona afectada.
  • Sensibilidad dental a la hora de ingerir bebidas o alimentos fríos o calientes. Siendo una de las consecuencias más habituales y a las que debemos presentar una gran atención.
  • Mal sabor de boca.
  • Inflamación visible tanto en la cara como en las mejillas.
  • Malestar general.
  • Halitosis o mal aliento tanto durante el momento en el que tenemos el flemón dental como en los días previos.
  • En el caso de que la infección esté muy avanzada, es posible que se presenten algunos síntomas relacionados con la fiebre.
  • Dificultades a la hora de comer o abrir la boca con normalidad.
  • En el caso de que la pulpa se haya necrosado, es importante conocer que el cliente puede ir adquiriendo un color oscuro al que conviene prestar la máxima atención.

El tratamiento indicado para un absceso dental

El primer elemento que debemos tener en cuenta es que, como consecuencia de la aflicción que genera un flemón dental o absceso dental, es el dolor, que no suele ser fácilmente soportable. Por lo que es clave acudir a nuestra clínica dental de inmediato para poder paralizar de inmediato su avance.

Acudir a un dentista es fundamental para poder evitar que el diagnóstico se complique. Éste será el encargado de determinar cuál es el origen del flemón actual y pautar el tratamiento específico para curar la infección. En el caso de que no se elimine por completo el origen del flemón, es posible que éste vuelva a aparecer reiteradamente.

El dentista actuará en dos fases para poder llevar a cabo el tratamiento pertinente:

  • En una primera consulta, el odontólogo receta antibióticos y antiinflamatorios. Permitiendo eliminar tanto la infección como quitar el dolor y el hinchazón.
  • En una segunda consulta, es el dentista el que se encarga de valorar el efecto conseguido con el tratamiento pautado. Determinando en todo momento si es necesario llevar a cabo un procedimiento adicional.

A través de esta metodología, es posible permitir la conservación de un diente. De cualquier otro modo, lo natural es que éste terminase por ser extraído. Atacando la causa directa que provocó su aparición, es posible curar el flemón sin necesidad de tener que incidir sobre el mismo a través de antibióticos.

En Clínica Dental Maiquez contamos con un equipo de especialistas formados para poder asegurar en todo momento la mejor experiencia posible. En el caso de que comiences a notar las primeras señales que indiquen la aparición de un flemón, es recomendable acudir a nuestro centro de inmediato. De este modo, podrás resolver cualquier posible problemática en materia bucodental a la que tengas que enfrentarte.

Nuestra experiencia y nuestro método único nos avala. Además, nuestra primera consulta es gratuita. Siendo la mejor opción para resolver todas las cuestiones con las que cuentes.

Leave a Reply