Normalmente, se entiende por estomatitis una inflamación de labios y boca, así como con la presencia de úlceras dolorosas. Sin embargo, dentro de esta patología encontramos varios tipos, por lo que es importante conocerlos bien.

Estomatitis aftosa

En la estomatitis aftosa, las úlceras son pequeñas y superficiales, de color blanquecino, que pueden ubicarse en cualquier parte de la mucosa oral. Afectan principalmente la cara interna de los labios y mejillas, paladar y suelo de la boca.

Esta variante se denomina estomatitis aftosa debido a la proliferación de aftas en la boca, término empleado para denominar a las lesiones ulcerosas arriba reseñadas. Este tipo de afección benigna resulta muy común, estimándose su prevalencia entre el 5 %  y el 60 %. Por lo general, no suele generar consecuencias importantes o duraderas, tendiendo a desaparecer sin ningún tipo de intervención externa, pasados unos pocos días, semanas o meses.

Causas estomatitis aftosa

Hasta ahora se desconoce la causa exacta que genera la aparición de las molestas úlceras o aftas, pero se valora que podría estar condicionada por la genética de algunos individuos.

Asimismo, se ha evidenciado que las aftas contienen una gran cantidad de células T. Se sabe que este tipo de células son las responsables de los procesos inflamatorios relacionados con respuestas inmunitarias, por lo que estas llagas pueden surgir en una descompensación del sistema de defensas naturales del organismo.

Otros tipos de estomatitis

Sin embargo, existen otros tipos de lesiones que afectan a la salud bucal de los individuos, que se caracterizan como estomatitis, pero que tienen causas y síntomas distintos a los de la variedad aftosa. Entre las más comunes, encontramos las estomatitis angular, la herpética y la alérgica por contacto.

Conozcámoslas un poco más:

  • Estomatitis angular

Esta afección, que también se conoce como queilitis angular, describe la inflamación y el enrojecimiento que se produce en la comisura de los labios. Cuando esto ocurre, la piel del área presenta una apariencia escamosa y blanquecina, pudiendo constatarse la presencia de algunas ampollas.

Quienes padecen esta afección pueden presentar fisuras en la comisura labial que sangran al intentar sonreír o abrir la boca, causando mucho dolor e incomodidad. Es posible que las heridas que se forman de este modo, también conocidas como boqueras, derivan en infecciones bacterianas y/o fúngicas, pudiendo provocar complicaciones adicionales.

La principal causa de este tipo de dermatitis, radica en la acumulación de saliva en la comisura de los labios por tiempos muy prolongados.

  • Estomatitis herpética

Los virus herpes zóster y herpes simple son los principales responsables de un tipo específico de estomatitis a la que se la denomina estomatitis herpética. Esos patógenos son los causantes de la varicela y la calentura labial, respectivamente; estas enfermedades generan erupciones dolorosas y costras, tanto en el área bucal como en otras partes del cuerpo.

Cuando afectan a la mucosa bucal, pueden producir ampollas en encías, mejillas, paladar, lengua y áreas adyacentes. También pueden presentarse úlceras cuando dichas ampollas revientan, generando más dolor. Además, pueden dificultar el proceso de ingerir algunos alimentos y/o hablar correctamente.

El herpes simple se transmite de persona a persona a través de la saliva de un individuo afectado, independientemente de que este presente síntomas visibles o no. Por su lado, el zóster puede extenderse entre personas si existe contacto con alguna de las lesiones que este microorganismo haya causado sobre la piel.

  • Estomatitis alérgica por contacto

Esta alteración se genera como producto de exponer la piel a una sustancia o material que genere hipersensibilidad. Existe una amplia variedad de productos que pueden desencadenar este tipo de reacción. Los más comunes son algunos alimentos y bebidas, pastas dentales, enjuagues bucales, aparatos ortodóncicos, empastes, prótesis dentales o dentaduras postizas, entre muchos otros.

Principales síntomas de la estomatitis

Como hemos visto, los síntomas de los distintos tipos de estomatitis pueden ser diversos según la causa que los genera y pueden tener distintos niveles de gravedad. Sin embargo, entre los más comunes, encontramos los siguientes:

Estomatitis aftosa

  • Presencia de una o más úlceras blanquecinas o aftas en encías, partes internas de labios y mejillas, paladar, suelo de la boca y/o lengua.
  • Enrojecimiento del área adyacente a la lesión.
  • Dolor moderado a intenso.

Estomatitis angular

  • Presencia de manchas rojizas en una o ambas comisuras de los labios.
  • Descamación de la piel del área.
  • Posible fisura con sangrado y presencia de ampollas.

Estomatitis herpética

  • Proliferación de ampollas llenas de líquido de color transparente o amarillento.
  • Formación de úlceras y costras.
  • Posible sangrado.
  • Fiebre.
  • Inflamación en encías.

Estomatitis alérgica por contacto

  • Presencia de enrojecimiento en la cavidad bucal, como consecuencia del aumento de sangre en los vasos capilares.
  • Erosión en la capa superficial de la piel.
  • Dolor en la zona afectada.

¿Cómo se diagnostica la estomatitis?

Para determinar si un paciente está padeciendo algún tipo de estomatitis, parece que bastaría con observar la forma, apariencia, ubicación y cantidad de lesiones cutáneas. Sin embargo, estas úlceras a veces pueden indicar la presencia de algún tipo de enfermedad sistémica subyacente. Por ello, suele ser necesario indagar sobre el historial médico del paciente, a fin de determinar si existen alteraciones de salud que afecten el funcionamiento del sistema inmunológico o generen efectos no deseados sobre la piel o mucosas.

Si se determina que no existen causas sistémicas que puedan generar la estomatitis, deberá procederse a observar los síntomas y la disposición de las lesiones. En la mayoría de los casos no será necesario recurrir a otras pruebas. No obstante, si no existe un motivo claro que fundamente la presencia o persistencia de las ampollas o aftas, será necesaria la toma de una muestra del tejido afectado para someterla a un análisis de laboratorio.

En el caso específico de la estomatitis alérgica por contacto, deberán realizarse pruebas para determinar cuál es la sustancia o material que puede estar generando la hipersensibilidad en el paciente.

¿Cuál es el tratamiento de la estomatitis?

El tipo de tratamiento que debe emplearse para curar o mitigar los síntomas desfavorables de la estomatitis vendrá determinado por el tipo de causa que la genera.

En tal sentido, las boqueras (estomatitis angular) podrán tratarse con enjuagues bucales medicados, suplementos nutricionales, cremas antibacterianas y antifúngicas, suplementos alimentarios y/o cremas cicatrizantes. En paralelo, será necesario aplicar medidas de cuidado e higiene personal para evitar la acumulación de saliva en las comisuras de los labios.

La forma más adecuada de atacar los síntomas de la estomatitis herpética consiste en aplicar medicamentos antivirales, así como analgésicos tópicos cuando el dolor resulte muy intenso. En este caso, el tratamiento será sintomatológico, pues hasta el momento no existen medicamentos que puedan eliminar completamente el herpes zóster o simple. Sin embargo, los síntomas podrán desaparecer por sí solos tras unos pocos días de aparición del brote sin necesidad de emplear fármacos.

Por lo general, las aftas bucales leves no suelen tratarse mediante medicamentos, pues tienden a desaparecer sin dejar ningún tipo de marca en un plazo máximo de dos semanas. Si en cambio se experimenta dolor o las lesiones son muy grandes e incapacitantes, puede recomendarse la utilización de enjuagues bucales con esteroides o soluciones anestésicas de uso tópico, para disminuir el dolor, y/o cauterizadores químicos, para acelerar la recuperación.

Cuando la inflamación y las molestias generadas en la cavidad bucal se producen por el contacto con sustancias o materiales alergénicos, únicamente se requerirá evitar la exposición a ese tipo de desencadenante. Los síntomas remitirán al poco tiempo.

Recomendaciones ante la sospecha de estomatitis

Si consideras que puedes estar sufriendo un bote de estomatitis, deberás consultar a tu médico de confianza o a un especialista en el cuidado de la salud bucodental. Estos profesionales cuentan con la capacitación y los instrumentos necesarios para hacer el diagnóstico y el tratamiento certeros que te garanticen el mejor remedio. Desde aquí te invitamos a seguir todas sus recomendaciones y evitar la automedicación.

¡Visítanos y cuida tu salud bucodental!

En Clínica Maiquez contamos con un grupo de odontólogos de gran experiencia y prestigio que se han formado en los mejores centros educativos. Son verdaderos profesionales que pueden garantizarte los mejores tratamientos para resguardar o recuperar tu salud bucal. Disponemos de los equipos tecnológicos e instrumentos de última generación, así como las instalaciones más cómodas y modernas para que sientas el máximo nivel de confort y confianza en cada una de tus visitas.

Déjanos ayudarte a conseguir esa sonrisa que siempre has querido mostrar al mundo.

¡Te esperamos!

Leave a Reply