Cuando pensamos en las actividades que debemos llevar a cabo para preservar nuestra higiene bucal, por lo general solemos recordar la necesidad de aplicar todas las medidas para mantener la adecuada apariencia visual y garantizar las funciones que desempeñan nuestros dientes.

En tal sentido, podemos recalcar la importancia de llevar a cabo un cepillado dental con las características y frecuencia que recomiendan los especialistas. Algunas personas optan por utilizar hilos dentales para limpiar el espacio interdental y evitar de este modo, la acumulación de restos de comida que puedan generar efectos negativos sobre el esmalte dental. También otras personas optan por hacer uso de aparatos de ortodoncia para alinear sus dientes y exhibir una sonrisa de ensueño.

Sin embargo, en la búsqueda por una mejor salud oral muchas veces podemos olvidar la relevancia de garantizar las condiciones más favorables para el funcionamiento de otros tejidos que se encuentran en nuestras bocas y cumplen funciones muy necesarias para nuestro bienestar. Entre ellos tenemos las encías.

¿Qué son las encías?

Las encías son estructuras carnosas que se encuentran dentro de las cavidades bucales de seres humanos y algunos animales. Ellas recubren el hueso alveolar y otorgan soporte y protección a los dientes, manteniéndolos en el lugar que les corresponde.

Este tipo de tejido suele presentar una coloración que se ubica entre el rosa y rojo claro, y se conectan con la cara interior de los labios a través de los frenillos superior e inferior. Si las condiciones de higiene y de salud de las encías son las adecuadas, resguardarán las raíces de los dientes evitando que sean expuestas a elementos externos que puedan debilitarlas y causar la pérdida de las piezas dentales.

Como ocurre con el resto de los órganos y tejidos de nuestros cuerpos, las encías pueden deteriorarse o ser afectadas por enfermedades u otras condiciones desfavorables.

¿Cuál es la función de las encías?

Su función básica es la de proteger, ya que absorbe la fuerza que se genera al masticar y, por lo tanto, esta fuerza no se transmitirá al tejido óseo.

Además, las encías protegen los dientes evitando la invasión bacteriana y la entrada de cuerpos extraños al epitelio articular.

Otras  de sus funciones es ayudar a fijar los dientes en la mandíbula, como ya hemos mencionado anteriormente. Cuando nuestra cavidad bucal se encuentra sana, las encías suelen tener un color rosa a rojo claro.

Las encías son muy sensibles y con tan solo un golpe o roce pueden dañarse fácilmente o sangrar provocando que se formen llagas; por este motivo hay que tener un riguroso cuidado con ellas.

Enfermedades gingivales

A continuación, definiremos las alteraciones más significativas y comunes que pueden interferir en la salud gingival:

  • Gingivitis

Este tipo de enfermedad periodontal es muy común y se caracteriza por la inflamación de la porción de la encía que se encuentra en contacto con los dientes. Cuando esto ocurre, las encías pueden presentar colores como el rojo intenso o tonalidades violáceas, y generar molestias o dolor.

Un síntoma muy habitual de este tipo de condición es que las encías pueden sangrar con facilidad sin necesidad de que exista interacción con elementos externos. No obstante, esto también puede ocurrir cuando algún cuerpo rígido entra en contacto con ellas como, por ejemplo, cuando las tocamos con las cerdas del cepillo de dientes o empleamos el hilo dental.

Cuando una persona padece de gingivitis también puede notar un retraimiento de las encías, el cual puede causar que las raíces de los dientes queden expuestas. Si esto llega a ocurrir, el paciente notará una importante sensibilidad dental al ingerir bebidas frías o calientes, y aumentarán las posibilidades de la pérdida de dientes a través de la acción de la caries radicular.

La principal causa detrás de este tipo de padecimiento está en una insuficiente higiene dental, lo que permite que se genere y acumule sarro en la base de los dientes permitiendo la proliferación de bacterias y otros gérmenes dañinos. Son justamente esos microorganismos los responsables de generar la inflamación del tejido y las demás consecuencias no deseadas.

Si presentas algunos de los síntomas que hemos mencionado, deberás acudir cuanto antes a tu odontólogo de confianza para que determine cuál es la mejor medida para revertir la gingivitis.

Por lo general, puede ser necesario la realización de una limpieza dental profesional, que tendrá como objeto remover los cúmulos de sarro y placa a través de un raspado con instrumentos especiales. Después de realizar este procedimiento, deberás preservar una adecuada higiene bucal para evitar que puedan formarse nuevos cúmulos bacterianos en las encías.

  • Periodontitis

Este tipo de condición es muy común y se relaciona con la complicación de una gingivitis cuando esta no se trata a tiempo. Si esto llega a ocurrir, la infección bacteriana puede dispersarse al hueso de las encías y el tejido conjuntivo, pudiendo destruirlos provocando el debilitamiento y caída de las piezas dentales. Una vez se produce este tipo de daño a las estructuras de soporte dental, se considera que la condición es irreversible.

Entre los síntomas más comunes de esta afección tenemos los mismos signos que se dan con la presencia de gingivitis, como son: sangrado, inflamación, sensibilidad y retraimiento de encías.

Sin embargo, también existen otras señales propias del progreso de la enfermedad gingival, como puede ser la presencia de halitosis (mal aliento), pus en los espacios interdentales o encías, aflojamiento y pérdida de piezas dentales y dolor al masticar.

Entre las complicaciones que se pueden producir por efecto de la existencia de periodontitis, tenemos enfermedades respiratorias y de las arterias coronarias, artritis reumatoide, entre otras condiciones. Esto puede ocurrir, cuando la bacteria que se conoce como responsable de la periodontitis accede al torrente sanguíneo y desde allí accede a otros órganos.

Cuando esa enfermedad de las encías se encuentra en una fase inicial de desarrollo, resulta relativamente fácil de tratar, ya que requerirá de una limpieza dental profesional de características similares a la que se realiza para los casos de gingivitis.

Sin embargo, estos procedimientos podrán ser complementados con la administración de antibióticos tópicos a través de enjuagues bucales medicados o pastillas cuando el tratamiento deba realizarse por vía oral.

Si en cambio, la enfermedad ha alcanzado un estado avanzado es probable que el especialista determine que será necesario algún tipo de intervención quirúrgica. Este tipo de procedimientos pueden tener por objetivo insertar fragmentos de tus propios huesos o tejido blando en el área de las encías, así como regenerar las estructuras óseas que han sido afectadas por la enfermedad.

¿Cómo cuidar las encías?

La prevención juega un papel importante a la hora de proteger la salud de nuestras encías. Por ello, resulta muy importante cepillar nuestros dientes y encías después de cada comida, así como utilizar hilo dental, para eliminar los rastros de comida en nuestros dientes y en los espacios existentes entre ellos. De este modo estaremos evitando la proliferación de bacterias perjudiciales.

Otro aspecto que debemos de tener en cuenta a la hora de cuidar estas membranas, es en reducir la ingesta de alimentos que contengan una gran cantidad de azúcares procesados o grasas saturadas. Diversos estudios científicos han apuntado que ese tipo de ingredientes pueden propiciar la aparición de caries con los efectos perjudiciales que estas producen sobre dientes y encías.

Por último, se recomienda acudir a consulta de revisión odontológica al menos 1 vez al año. Esto permitirá que recibas información adecuada para el cuidado bucodental y que puedan identificarse muchas alteraciones de modo precoz, evitando que estas se desarrollen y puedan comprometer tus dientes u otras estructuras que se encuentran en tu boca.

Cuida tu salud bucodental en Clínica Maiquez

Teniendo en consideración la importancia de la supervisión de tus condiciones bucodentales por parte de los especialistas en salud oral, en Clínica Maiquez contamos con las mejores herramientas y la extensa experiencia de nuestros odontólogos y profesionales de disciplinas conexas para que cuentes con un diagnóstico idóneo y los tratamientos más adecuados para tu bienestar.

¡Visita nuestra web y descubre todo lo que tenemos para ti!

Leave a Reply