¿Sabías que… tus dientes poseen su propio ciclo de vida? Si la respuesta es no, entonces debes seguir leyendo. En comparación de tu cerebro o de un órgano vital como el corazón, tus dientes no pueden funcionar desde el día uno o mejor dicho desde el día de tu nacimiento, porque, sencillamente no se encuentran listos para esto, ellos al igual que nuestro cuerpo necesitan su tiempo de preparación.

¿Cuantos dientes tenemos?

Cuando nacemos lo hacemos con las raíces de nuestros primeros dientes incluidos o más bien escondidos en nuestras encías, que son la parte carnosa y rosada que se encuentran alrededor de los labios,  y no se notan hasta que llegamos a cierta edad, en este caso, suele ser a los 6 o 12 meses de vida. Por lo general llegamos a tener 32 dientes permanentes: 8 incisivos, 4 caninos, 8 premolares y 12 morales. Sin embargo, para llegar a este número debemos pasar por varios cambios y procesos, que solo suceden a ciertas edades. En Clínica Dental en Madrid Maiquez te explicaremos a detalle el procedimiento del ciclo de vida que llevan tus dientes.

¿Qué son los dientes?

Los dientes son esas estructuras blancas o amarillentas que se encuentran ubicados debajo de nuestras encías. A veces también son conocidos como órganos anatómicos mineralizados duros y pequeños que forman parte del primer segmento del sistema digestivo y se caracterizan por su dureza, tamaño, forma y color. Los dientes sirven para masticar, cortar y triturar nuestras comidas diarias antes de que lleguen al estómago para darnos una adecuada digestión. Del mismo modo, cumplen con una función muy importante, pues trabajan en conjunto con la lengua y con los labios para ayudar a formar sonidos y pronunciar palabras.

¿Cuáles son los tipos de dientes que tenemos?

Por lo general, tenemos distintos tipos de dientes y cada uno se encarga de una función específica. Sus nombres se resumen especialmente en cuatro categorías: incisivos, caninos, premolares y molares. Descubramos cada uno de ellos:

  1. Incisivos: son los cuadrados y de bordes afilados (forma de cincel). Poseen una corona cónica y una única raíz, se encuentran ubicados en la parte anterior y central de la boca. Los incisivos superiores son más grandes que los inferiores y se desglosan de la siguiente manera:
  • Frontales: 2 arriba y 2 abajo.
  • Laterales: 2 arriba y 2 abajo.

Formando cuatro en la parte superior y cuatro en la parte inferior. Se utilizan para cortar y moler la comida.

  1. Caninos: son largos, afilados en la punta y tienen una sola raíz (al lado de los incisivos) se les conocen como colmillos. Hay dos en la parte superior y dos en la parte inferior y ayudan a cortar la comida.
  2. Premolares o bicúspides: están situados detrás de los caninos, existen dos grupos o un total de ocho premolares, cuatro en la parte superior y cuatro en la parte inferior. Su forma es totalmente distinta por lo que son más grandes, duros y tienen una raíz que acaba en dos puntas. Son los que se encargan de aplastar y triturar la comida mediante sus ondulaciones, como también pueden compartir con los caninos la función de desgarrar.
  3. Molares: se encuentran detrás de los premolares, poseen puntas y surcos. Estos son más anchos y fuertes que los premolares, poseen más ondulaciones y su corona puede tener cuatro o más cúspides, al igual que puede tener dos o más raíces. Se desglosan de la siguiente manera:
  • Primeros premolares: 4 piezas dentales, 2 arriba y 2 abajo.
  • Segundos premolares: 4 piezas dentales, 2 arriba y 2 abajo.

Hay ocho en total, cuatro en la parte superior y cuatro en la parte inferior. Su función se centra en trabajar con los molares para ayudar a tragar la comida.

  1. Muelas del juicio: son los últimos dientes en desarrollarse aproximadamente a los 20 años. Actualmente, estas muelas no se usan para nada, sin embargo, hace millones de años eran esenciales para masticar la comida.

¿Cuáles son las partes de un diente?

Ahora que ya conocemos qué tipos de dientes hay, sus respectivas clasificaciones según su nombre y sus principales funciones, ahora hablaremos de la anatomía dental:

  • La corona dental: es la que conlleva las funciones de masticación de los alimentos. Forma parte de la dentadura de la persona y dependiendo de la forma establece la función de cada pieza dental. Del mismo modo, se divide en dos partes dentro de la corona: la cúspide (la zona más alta) y el surco (la zona media),
  • El cuello o zona cervical: es la unión de la corona con la raíz y se ubica al borde de la encía. Esta parte requiere de mucha higiene bucal, debido a que acumula gérmenes o bacterias que a largo plazo provocan caries o infecciones.
  • La raíz: es la que se encarga de soportar el diente, se encuentra en el interior del hueso y está rodeada por el cemento. Por lo general, ella permanece unida a la corona por medio del cuello y del mismo modo al ligamento periodontal.

Y eso no es todo, una parte importante de la anatomía dental es la composición del diente que se encuentra formado por las siguientes partes:

  • Corona: es la parte de los dientes que logras visualizar y está cubierta por una capa muy dura y brillante denominada esmalte.
  • Esmalte: se conoce como el tejido más duro y resistente de todo el cuerpo humano, funciona como una barrera para la corona y el diente, debido a que las protege de agentes patógenos y bacterias, sin embargo, con el pasar del tiempo este se termina desgastando.
  • Dentina: es la capa que se localiza por debajo del esmalte. Se encuentra formada por un material muy duro y es la que le da color a la corona, la mayor parte del diente está formado por ella. Está protege la parte más interna del diente, conocida como pulpa.
  • Pulpa: es donde se localizan las terminaciones nerviosas y el suministro sanguíneo, esto último son los que se encargan de alimentar a los dientes manteniéndolos vivos y sanos. A su vez, las terminaciones nerviosas son las que emiten los mensajes al cerebro sobre lo que nos sucede. ¡Me queme la lengua, la sopa está muy caliente!.

Formación de los dientes

Los seres humanos por lo general desarrollamos dos juegos de dientes. El primer juego son los dientes temporales, también se les llaman dientes leche o primarios. Estos comienzan a desarrollarse antes del nacimiento, normalmente salen entre los seis meses y el primer año, para luego caerse cuando el niño llega a los seis años. Son sustituidos por un juego de 32 dientes permanentes, también denominado dientes secundarios o del adulto. Cuando el niño cumple 3 años, posee 20 dientes de leche, 10 en el maxilar inferior y 10 en el superior.

La etapa del desarrollo de los dientes permanentes aproximadamente sucede alrededor de los 15 años, acorde al crecimiento de la mandíbula hasta alcanzar la forma adulta. Por lo general:

  • Los primeros dientes de leche en brotar son los incisivos y sucede alrededor de los 6 meses, luego nuevamente entre los 6 y 8 años junto con el molar, pero en este caso ya corresponden a los dientes
  • Los caninos de leche surgen habitualmente entre los 16 y los 20 meses y se desarrollan primero los caninos superiores antes que los inferiores. En el caso de los dientes permanentes ese orden se invierte.
  • Los primeros premolares brotan en torno de los 10 años, mientras que los segundos alrededor de un año después, cabe destacar que esto puede variar dependiendo de la persona.
  • El primer molar permanente erupciona alrededor de los seis años de edad cronológica dental sin recambio dentario (no poseen germen de leche) mientras que los segundos aparecen entre los 11 y 13 años de edad.
  • Los terceros molares, cordales o muelas del juicio habitualmente no aparecen hasta los 18 o 25 años de edad. Se han dado casos en los que algunas personas ni siquiera los llegan a tener y en caso de desarrollarlos, suelen causar inconvenientes por falta de espacio en la boca y en gran parte de los casos se aconseja su extracción.

Los dientes de leche ayudan a los permanentes a erupcionar en sus posiciones normales, pues la mayoría de los dientes permanentes se forman justo debajo de las raíces de los dientes de leche que se encuentran sobre ellos. También sucede el caso del apiñamiento dentario conocido como falta de espacio en la mandíbula y es uno de los motivos por los cuales, las personas acuden al uso de los aparatos de ortodoncia “brackets” durante la adolescencia.

¿Por qué son importantes la boca y los dientes?

Si no te habías dado cuenta cada vez que sonreímos, hacemos cualquier movimiento, conversamos o incluso comemos, estamos inconscientemente usando nuestra boca y dientes. Paralelamente, los dientes ayudan a producir palabras controlando la salida del aire por la boca.

El sonido que emitimos lo realizamos mediante la lengua cuando la misma golpea o choca con los dientes o el paladar. A su vez, los dientes cumplen con la función de desgarrar, cortar, triturar y morder la comida como preparación para el proceso digestivo.

Cualquier inquietud o duda que pueda generarte el ciclo de vida de tus dientes podemos resolverlo en Clínica Dental Maiquez. Nosotros nos encargaremos de proporcionarte la mejor  salud bucodental que más se adecue a ti.

¡Ponte en contacto con nosotros!

Leave a Reply