Nuestros rituales de higiene oral suelen centrarse en la correcta ejecución de las rutinas de cepillado dental que nos recomiendan los odontólogos. En consecuencia, la mayor parte del tiempo nos concentramos en cepillarnos durante un lapso de dos minutos y tres veces al día frotando las caras exteriores, interiores, superiores e inferiores de los dientes.

Gracias a esto se elimina la mayor parte de las bacterias que pueden proliferar en nuestras bocas, es decir cerca de un 40 % de microorganismos nocivos que pueden permanecer en los espacios que existen entre los dientes desde donde pueden seguir representando una amenaza para tu salud.

Limpieza interdental

Se estima que solo un 10 % de la población mundial utiliza algún tipo de dispositivo de higiene interdental, entre los que destaca el hilo o seda dental. Este método suele ser el implemento por excelencia para retirar restos de comidas y bebidas de estas áreas. No obstante, de lo anterior se deriva que alrededor de un 90 % de las personas que habitan el planeta están llevando a cabo rituales de higiene oral incompleta.

Adicionalmente cabe puntualizar que muy pocas personas conocen la importancia y los usos de un gran aliado en la limpieza de estos espacios: el cepillo interproximal o interdental. Incluso gran parte de los odontólogos suelen pasar por alto las bondades que estos aportan a los usuarios, que cuentan con algunas afecciones importantes y condiciones de dentadura específicas.

Sabemos que una parte importante de los problemas que pueden presentarse en el ámbito bucodental pueden deberse a la falta de conocimiento de las distintas opciones con las que cuentan las personas. Es por ello que a continuación, vamos a explicar los detalles que debes saber sobre los cepillos interdentales, sus beneficios, limitaciones y varias recomendaciones para su adecuado uso.

¿Qué es un cepillo interdental?

Los cepillos interdentales son utensilios para el cuidado de la salud oral. Son significativamente más pequeños que los cepillos regulares y permiten acceder a los espacios que se encuentran ubicados entre dos piezas dentales contiguas De esta forma podemos remover restos de alimentos, bebidas u otros tipos de sustancias o elementos sólidos que allí pudieran depositarse y que representan un posible sustrato para la proliferación de bacterias.

Al igual que sus equivalentes de mayor tamaño, los cepillos interdentales cuentan con la presencia de cerdas que se fijan alrededor de una pieza cilíndrica de poco diámetro, elaborada en plástico o metal. Por lo general, la forma de estos cepillos será cilíndrica o cónica, dependiendo del modelo elegido. Los diámetros totales de la porción del cepillo que ocupa las cerdas pueden llegar a extenderse entre los 0,4 y 1,5 milímetros, lo que permite adaptarse de mejor forma a los distintos espacios que pueden existir entre dientes.

Este tipo de implemento que sirve para resguardar la salud oral puede ser utilizado por cualquier tipo de personas, siempre y cuando se elija el que tenga las dimensiones adecuadas para cada caso. Sin embargo, si el espacio con el que se cuenta es muy reducido es probable que se obtengan mejores resultados a través de la utilización de sedas o hilos dentales.

¿Cuándo se recomienda la utilización de cepillos interdentales?

Normalmente suele recomendarse la utilización de cepillos interdentales a las personas que, como producto de contar con espacios muy amplios entre dientes, no logran deshacerse de la totalidad de restos de comida al utilizar el hilo dental o los cepillos dentales más grandes.

Por otra parte, han resultado ser de mucho provecho para personas que sufren de afecciones que comprometen el tejido blando de las encías, como pueden ser gingivitis y periodontitis. Cuando algunas de estas condiciones se hacen presentes resulta muy común que las encías se retraigan causando la ampliación de los espacios interproximales.

Así mismo, esta clase de cepillos ha resultado de gran utilidad para coadyuvar a la higiene oral de personas que cuentan con brackets. Esta solución ortodóncica dispone de partes muy pequeñas y de difícil acceso que deben limpiarse concienzudamente, por lo que los cepillos más grandes y las sedas dentales podrían no ayudar a obtener los mejores resultados.

También se ha determinado que pueden utilizarse para limpiar profundamente piezas protésicas como implantes dentales, puentes y dentaduras postizas.

Ventajas de utilizar cepillos interdentales

Como hemos visto hasta ahora la utilización de estos dispositivos de higiene puede redundar en un conjunto de beneficios, como los que te contamos a continuación:

  • Disminuye la posibilidad de presentar enfermedades como la caries, periodontitis o gingivitis.
  • Método eficaz para limpiar espacios reducidos.
  • Resultan económicos y fáciles de usar.
  • Pueden emplearse en conjunto con otros implementos de higiene oral, como cepillos e hilos dentales.
  • Dan buenos resultados en la limpieza de prótesis dentales y equipos de ortodoncia.

Limitaciones de los cepillos interdentales

A pesar de todos los aspectos positivos que estos implementos nos aportan, cabe destacar que pueden existir posibles perjuicios que se derivan de su uso inadecuado, así como usos en los que puede ser preferible usar otro tipo de instrumento. Entre sus principales limitaciones, tenemos lo siguiente:

  • Poca vida útil: lo que conlleva a que debamos cambiarlos aproximadamente transcurrida una semana de uso.
  • Resultan más caros que los hilos dentales.
  • Es probable que tenga que emplearse más de un tamaño de cepillo interdental para cubrir adecuadamente los distintos espacios entre dientes.
  • No resultan adecuados para cepillar las caras externas de los dientes, ni introducirse en espacios muy reducidos.
  • Pueden generar sangrado de encías si se aplica fuerza innecesaria sobre el cepillo.

Recomendaciones de uso del cepillo interdental

El fabricante de cada cepillo interdental debe determinar la forma más adecuada para el uso de este tipo de dispositivos e informar a sus potenciales usuarios de ellos. No obstante, existen un conjunto de generalidades que deberemos seguir para obtener el máximo provecho y disminuir la ocurrencia de imprevistos o lesiones.

En primer lugar, se recomienda utilizar el cepillo interdental tras haber acabado el proceso de limpieza de las caras externas de los dientes y hacerlo periódicamente para obtener los mejores resultados.

El cepillo interproximal deberá insertarse en el área más cercana a la encía, ejerciendo la cantidad necesaria de presión y moverse con mucho cuidado de afuera hacia adentro unas pocas veces, en sentido opuesto de los dientes.

Deberá procurarse la utilización de cepillos que cuenten con el diámetro recomendado para cada espacio, evitando que su parte central entre en contacto directo con los dientes o encías. En este sentido es importante resaltar que solo las cerdas deben tocar las áreas antes señaladas, para así evitar daños o lesiones.

Consulta al especialista

Si has pensado en utilizar cepillos interdentales como parte de tu rutina diaria de higiene oral, resulta recomendable que consultes a tu odontólogo sobre los posibles beneficios que estos pueden reportarte. Este especialista analizará las condiciones de tus dientes y encías, a fin de determinar si la utilización de estos dispositivos es la mejor opción para ti. Si es el caso, te dará un par de recomendaciones y advertencias sobre su uso.

Si presentas algún tipo de duda, será este tipo de profesional quien te dé las respuestas más útiles y precisas para el cuidado de tu dentadura.

En Clínica Maiquez queremos cuidar de tu salud oral

En Clínica Maiquez estamos comprometidos con proveerte de todos los medios para preservar tu salud y bienestar. Por ello, ponemos a tu disposición la amplia experiencia de nuestros odontólogos y los equipos más modernos y eficientes para garantizarte los mejores tratamientos. Nuestras cómodas instalaciones te otorgarán el confort que tú y tu familia deseáis.

Cuenta con nosotros para el resguardo de tu salud bucodental ¡Visítanos!

Leave a Reply