Lo que conocemos como calentura labial es una alteración muy común en gran parte de los países del mundo. De hecho, se estima que alrededor de la mitad de la población de todo el planeta ha exhibido los síntomas de dicha condición al menos una vez en el transcurso de su vida mientras que otras pueden haber pasado por la misma situación en dos o más ocasiones.

Esta condición se caracteriza por la presencia de molestas lesiones en el área de los labios o zonas circundantes, que se manifiestan a través de pequeñas ampollas y que generan un gran dolor y molestia. Estas lesiones interfieren en algunos procesos que involucran el movimiento de labios, tales como comer, hablar, bostezar, entre otros. Al agruparse varias ampollas suelen generar unas características manchas rojas que con el paso de unos pocos días pueden convertirse en costras.

Este tipo de infección suele ser muy contagiosa, estimándose que su punto más álgido de transmisión se presenta cuando existen brotes visibles. Sin embargo, se ha constatado que el virus puede transmitirse aun cuando no existan evidencias de su presencia, aunque en estos casos la probabilidad de afectación es significativamente menor.

Si quieres conocer más detalles sobre la calentura labial te invitamos a seguir leyendo, pues te aseguramos que conseguirás información muy útil para la prevención y el tratamiento de las calenturas.

¿Qué es la calentura labial?

La calentura labial es una patología producida por la infección de un virus denominado “herpes común” (VHS-1) y que suele presentarse en el área de los labios, las comisuras de estos o zonas circundantes. Ese virus puede transmitirse por contacto de boca a boca o a través de utensilios que entren en contacto con esa área, tales como cepillos de dientes y cuchillas de afeitar. Incluso se ha documentado que puede llegar a afectar a  áreas íntimas, cuando existen interacciones sexuales-orales con personas infectadas.

Se estima que gran parte de las personas contraen esa clase de infección durante las fases de niñez o pubertad, mientras que un porcentaje muy pequeño puede adquirirla en el transcurso de la edad adulta. Una vez que el VHS-1 entra en contacto con la mucosa bucal de una persona tiende a volverse inactivo y permanecer en estado latente, manifestándose su presencia durante tiempo después. Por ello, muchas de las personas que pasan por esta clase de infección pueden enterarse de que han sido contagiados tras varias semanas o meses desde la exposición de la infección.

Cabe destacar que hasta el momento no existen tratamientos que eliminen la presencia del virus por completo por lo que si una persona resulta infectada, es muy probable que tenga recaídas a lo largo de su vida. Sin embargo, si se toman precauciones y se siguen los tratamientos recomendados por los especialistas, se pueden minimizar las molestias que genera ese patógeno. Además, esto ayudará a que el infectado pueda vivir durante largos períodos de su vida sin ningún tipo de evidencia de esa condición endémica.

Principales síntomas del herpes labial

Las crisis generadas por la presencia del virus del herpes pueden llegar a durar un máximo de 4 semanas, y tras ese tiempo tienden a remitir sin generar ningún tipo de consecuencia perdurable. Entre los síntomas asociados a los herpes labiales tenemos:

  • Formación de una o más ampollas llenas de líquido amarillento en boca, encías, labios y/o garganta.
  • Manchas rojas oscuras en los lugares en los que se producen las lesiones.
  • Dolor intenso al producirse la ruptura de las ampollas, pudiendo ocurrir un ligero sangrado en algunas ocasiones.
  • Formación de costras en las áreas afectadas.
  • Presencia de picor y ardor en labios y zonas cercanas.
  • Ante la inminencia de un brote es probable que el afectado presente dolor en la garganta, encías y tejido muscular, así como inflamación de ganglios linfáticos y/o fiebre.

Por lo general, el primer brote de la enfermedad tiende a ser el más agresivo, generando una mayor cantidad de molestias y tardando más tiempo en remitir. Si se trata el virus adecuadamente lo más probable es que las recaídas sean menos molestas, duraderas o frecuentes.

En algunos casos menos comunes pueden existir complicaciones, tales como que la infección abarque parte de los dedos de las manos, generando úlceras e hinchazón principalmente en las yemas de los dedos; puede llegar a generar lesiones oculares, que podrían mermar la capacidad visual o derivar en la completa pérdida de la vista; afectar parte de órganos internos (colon, pulmones, esófago) o extenderse a lo largo de la piel. Esto puede ocurrir en personas que cuentan con capacidades inmunológicas disminuidas.

Para que se manifiesten los brotes no se requiere la presencia de otros factores, pero se ha determinado que en ocasiones algunas condiciones ambientales o internas, pueden desencadenar la activación del virus. En tal sentido se ha atribuido al estrés emocional, ejercicio excesivo, lesiones, menstruación o algunas enfermedades, como consecuencia de la aparición de los herpes labiales.

No obstante, es oportuno aclarar que muchas personas podrían no padecer ningún tipo de síntoma o signo durante toda su vida a pesar de haber sido infectadas por el virus.

¿Cómo reconocer la calentura labial?

La infección por VHS-1 suele presentar signos muy específicos, por lo que es probable que cualquier médico pueda identificarla a través de la observación sin necesidad de exámenes adicionales. 

En contraste, pueden existir profesionales del área de salud que no estén seguros sobre el tipo de patógeno que puede afectar al paciente o desean verificar si otros órganos pueden haber resultado afectados. En este caso, deberán tomar muestras del tejido para luego ser sometido a análisis en el laboratorio. Es probable que se deban realizar pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR, siglas en inglés), cultivos virales, análisis de anticuerpos contra el VHS, entre otros.

¿Cuál es el tratamiento de la calentura labial?

Los brotes de esta enfermedad pueden desaparecer por sí solos en un plazo de 7 a 21 días, por lo que no se requiere de ningún tipo de tratamiento. Sin embargo, se ha determinado que resulta muy efectiva la aplicación tópica de cremas, consumir pastillas o inyecciones médicas, que contienen los antivirales Aciclovir, Famciclovir, Penciclovir y Valaciclovir. Esto permitirá tratar los casos más severos y las complicaciones derivadas de la infección, así como para acelerar el proceso de recuperación en pacientes con síntomas leves o moderados.

La utilización de estos fármacos ayudará a una menor duración de las molestias causadas por el herpes, así como en la disminución de las recaídas. Sin embargo, esto no será suficiente para eliminar el virus. Asimismo, es probable que el médico te recomiende la utilización de bálsamos labiales para preservar la humedad de la zona. En caso de presentarse fiebre y dolores musculares será conveniente tomar medicamentos de venta libre que cuenten con facultades antipiréticas y analgésicas, como es el caso del paracetamol.

Recomendaciones ante la Calentura labial

Desde aquí, recomendamos asistir a consulta con el médico de cabecera si presentan algunos de los signos o síntomas asociados a infecciones con herpes labial. Estos profesionales en el área del cuidado de la salud, cuentan con la formación y los recursos necesarios para identificar y proponer el tratamiento más adecuado para ti, independientemente de que presentes alguna de las condiciones que hemos destacado más arriba o ya sea otro tipo de alteración.

¡Visítanos y cuida tu salud bucodental!

En Clínica Maiquez contamos con los especialistas de mayor prestigio y experiencia en el área, así como las instalaciones y los equipos más modernos para ofrecer un cuidado completo de tu salud oral y la de tus seres queridos. Te invitamos a contactarnos a través de nuestra web o los canales telefónicos que ponemos a tu disposición para que conozcas todos los servicios que podemos ofrecerte.

¡Te estamos esperando!

Leave a Reply