Pese al desconocimiento existente en torno al mismo, el bruxismo es una de las patologías que afectan a una mayor cantidad de la población. Se estima que, únicamente en España, existe un 20% de la población que en algún momento ha sufrido de esta patología. 

Si notas un cierto malestar en la cabeza, en las cervicales o en la mandíbula en el momento de levantarte a primera hora de la mañana, es posible que sufras de esta patología. Prestar atención a cada detalle será fundamental para saber si debemos acudir al dentista para obtener un tratamiento adecuado de acuerdo a la patología en cuestión. 

Siendo uno de los desórdenes orofaciales más comunes, el bruxismo está muy relacionado con las situaciones de estrés o los picos de ansiedad. Siendo una consecuencia directa del escenario en el que nos encontramos, en el que la ausencia de tiempo libre se ha consolidado como uno de los problemas más habituales de la sociedad moderna. 

Bruxismo, su definición

El bruxismo es el acto de apretar o de rechinar los dientes de manera involuntaria. Si bien es cierto que puede manifestarse en cualquier momento del día, la realidad es que suele ser mucho más común en el caso de que se produzca durante las horas del sueño. Como consecuencia de que es el momento en el que nuestro cuerpo aprovecha para recargar energía y descansar por completo. 

Este es el motivo que hace que identificarlo sea tan complejo. Puesto que en la mayoría de las ocasiones ni siquiera somos conscientes de padecerla. En la mayoría de los casos, el paciente es consciente de que sufre de este tipo de patología cuando acude a nuestra clínica y es nuestro equipo de expertos el que se encarga de identificarlo de acuerdo a toda la sintomatología existente. 

BruxismoLa población que padece bruxismo

Como se puede comprobar, el bruxismo es una enfermedad tan común que es susceptible de afectar a grupos poblaciones especialmente amplios. Incidiendo de manera directa en personas de todas las edades, sin distinguir sexo. No obstante, conviene destacar que resulta especialmente notoria en aquellos pacientes que cuentas con edades comprendidas entre los 17 y los 40 años.

Durante los últimos años, además, se ha identificado la tendencia de que cada es más frecuente en el caso del público infantil. Con una mayor incidencia en este sesgo poblacional. Por lo que es importante prestar atención a cada detalle desde las primeras etapas de nuestra vida.

No obstante, en este último caso, el bruxismo no se considera relevante. Puesto que tiende a desaparecer con el tiempo. A medida que el niño va experimentando un mayor desarrollo. 

En el caso de que detectes un comportamiento extraño en la dentadura de tus hijos, es suficiente con acudir a nuestra clínica para obtener información acerca del estado de su salud bucodental. De este modo, será mucho más sencillo poder identificar las causas de la patología. Así como los posibles tratamientos que le ayudarán a superar la misma. 

Las causas de la patología

Al contrario de lo que ocurre con el resto de las patologías que existen en el ámbito de la odontología, es conveniente tener en cuenta que no existe una única causa que provoque el bruxismo. Existe una gran cantidad de motivos que pueden afectar de manera directa a la irrupción de la misma.

Entre ellos, destacan los siguientes:
  • Aquellas situaciones en las que se padece un elevado nivel de estrés o de ansiedad. Como consecuencia de los picos de estrés, el rechinamiento de los dientes es una de las respuestas más habituales que produce nuestro cuerpo. 
  • La irrupción de algún tipo de maloclusión dental es otra de las causas más comunes. En aquellas personas en las que la mordida no encaja tal y como debería, el bruxismo suele aparecer con una mayor frecuencia. Por ello, la visita con el dentista es fundamental para poder obtener el tratamiento adecuado. 
  • Los trastornos de sueño también tienen una importante incidencia. El insomnio, la interiorización de una mala postura o las dificultades respiratorias son solamente tres de las causas más habituales. No obstante, existen una gran cantidad de elementos durante la noche que pueden traducirse en la aparición de un rechinamiento de dientes excesivo. 
  • Las enfermedades neurodegenerativas, como la esclerosis múltiples, también son otro de los focos de atención más importantes. 

Las consecuencias del bruxismo en nuestra salud dental

De sufrir bruxismo se desprenden una serie de elementos que pueden afectar negativamente a la salud tanto de nuestros dientes como de nuestras encías. No obstante, es importante destacar que sus consecuencias no son iguales entre todos los pacientes. Sino que dependerá de las características particulares de cada uno de ellos.

En la mayoría de los casos, los efectos del bruxismo dependen de manera directa del grado de desarrollo de la afección. Así como la frecuencia de los mismos. No tiene las mismas consecuencias aquellos pacientes que rechinan los dientes de manera diaria y agresiva durante la noche, que en aquellos casos en los que se produzcan casos aislados. Este será un factor determinante sobre el que vertebrar el diagnóstico posterior. 

En la mayoría de los casos, el hábito de rechinar los dientes tiende a traducirse en pequeñas erosiones en nuestra dentadura. En el caso de ser detectadas a tiempo, no tiene porqué ocasionar un problema mayor. No obstante, no son muchos los casos en los que existe esta detención temprana por parte del paciente. Siendo necesaria una revisión en una clínica especializada.

En aquellos casos en los que el bruxismo presenta un gran desarrollo, se produce un daño irreversible en el esmalte. Este daño produce, en algunos casos, una gran hipersensibilidad dental. En último término provoca la aparición de caries y de otras enfermedades dentales. Además de provocar inflamación y retracción de algunas de las piezas dentales presentes en nuestras arcadas. 

¿Tiene consecuencias en nuestra salud general?

Más allá de la salud dental y la incidencia que el bruxismo tiene en la misma, es importante destacar lo relacionado con la salud general que se desprende del sufrimiento de esta enfermedad. Si bien es cierto que los problemas no desprenden una gran notoriedad, es importante tener en cuenta que los pacientes que están afectados por el bruxismo también padecen de insomnio, dolor de cabeza, dolor de oídos o molestas en las cervicales, entre muchos otras. 

Si bien es cierto que el rechinamiento de los dientes es un mal hábito adquirido que conviene erradicar cuanto antes, la figura del dentista será clave para poder encontrar el mejor tratamiento de acuerdo a cada caso en concreto. 

En Clínica Maiquez contamos con un equipo de ortodoncia que detectan y tratan el bruxismo y que se encargarán de identificar cuáles son las causas y las características de cada situación en concreto. Ellos serán los encargados de guiarte durante todo el tratamiento, ofreciendo una metodología única. En nuestra clínica, característica por contar con la aparatología más avanzada, podrás encontrar todo lo necesario para asegurar el mejor resultado posible. No lo dudes más y ven a visitarnos, nuestro equipo te estará esperando para resolver todas tus dudas.