En la historia reciente de la humanidad se han constatado los grandes beneficios que los aparatos ortodóncicos aportan en la búsqueda de una dentadura bonita y armónica. A través del paso del tiempo estos insumos tan importantes han ido modificando sus formas y sus tamaños para ser más cómodos de utilizar y menos voluminosos.

Inicios de la ortodoncia

La ortodoncia empieza a ser considerada como una disciplina clínica a partir del siglo XVII, cuando empiezan a utilizarse dispositivos que ocupaban la función de mejorar la orientación y posición relativa de los dientes. Sin embargo, solían ser equipos muy complejos y de grandes tamaños que solían fijarse con correas a la parte superior y posterior de la cabeza, dejando expuestos gran parte de sus alambres y otras piezas poco estéticas.

En el siglo XIX se fue refinando poco a poco la apariencia de estos equipos, de cara a ser ligeramente menos vistosos. A partir de este punto, se empezó a emplear dispositivos diseñados para solventar la mayor cantidad de problemas de oclusión: mordida invertida, cruzada y algunos tipos de asimetrías. No obstante, estos aún resultaban muy poco discretos.

Preocupación por la estética dental

No fue hasta la década de los años 70 y 80 del siglo XX en que se inició un conjunto de cambios en la forma de esos equipos, con la intención de ocultar en gran medida sus componentes y ubicarlos en el interior de la boca. De esta iniciativa surgen los precursores de lo que en la actualidad conocemos como brackets metálicos, que actualmente son muy utilizados para corregir gran parte de los problemas en materia de ortodoncia.

A pesar de todos los esfuerzos realizados para disminuir las implicaciones negativas que se producían desde el punto de vista estético, existían algunos usuarios y especialistas que deseaban reducir aún más la notoriedad de este tipo de aparatos. Es por ello que a finales del siglo XX se materializaron varias opciones, que se inscriben en lo que se conoce como ortodoncia invisible. Este tipo de ortodoncia es la que contempla alineadores tipo férula y brackets transparentes, entre otras opciones.

¿Qué son los brackets?

En esencia, los brackets transparentes presentan las mismas estructuras, ventajas y limitaciones que sus equivalentes metálicos. Sin embargo, existen marcadas diferencias en cuanto al tipo de materiales empleados entre uno y otro, así como en su durabilidad y las posibilidades de generar rozaduras con otros elementos bucales.

Componentes de los brackets

En tal sentido, ambas opciones cuentan con la existencia los siguientes componentes principales:

  • Apliques dentales: se fijan mediante un pegamento especial, a cada uno de los dientes.
  • Arco: une a todos los apliques y otorga la presión requerida para mover los dientes a la posición deseada.
  • Ligas de caucho: conectan a los dientes superiores con los inferiores.
  • Ligaduras: se ubican alrededor de los apliques y permiten unir fijar a estos con el arco.
  • Tubos o bandas molares: contemplan anillos o apliques que se ubican en piezas dentales y garantizan una función de anclaje.
  • Cadenetas: componentes elásticos que se utilizan para rotar incisivos y premolares.
  • Resortes: son utilizados para ampliar o reducir el espacio que existe entre dos piezas dentales.

Otros aspectos comunes a los brackets metálicos y transparentes

Tal como ocurre con los brackets metálicos, la alternativa transparente resulta una excelente opción para mejorar la alineación de los dientes y la forma de la mordida, a la vez que disminuye la incidencia de problemas de salud como caries y enfermedades gingivales. Por otra parte, ambas opciones permiten resolver problemas de poca a alta gravedad en apiñamientos y espacios inadecuados entre dientes. Mientras que los aparatos tipo férula, suelen garantizar la resolución de los casos leves a moderados.

Con respecto a las principales desventajas que comparten los equipos fijos metálicos y transparentes, encontramos que pueden ser más difíciles de limpiar en comparación con las variedades removibles, lo que puede incidir negativamente en la salud oral si no se cumple a diario con los rituales de higiene que ellos demandan.

Algunos usuarios que han utilizado estos tipos de brackets, han indicado que estos pueden generar molestas rozaduras en los tejidos blandos de la boca, debido al contacto que puede producirse entre los apliques y la cara interna de las mejillas. Por lo general este tipo de lesiones pueden presentarse en los momentos iniciales de la utilización de dichos aparatos, tendiendo a desaparecer con el paso del tiempo.

¿Cuáles son los materiales empleados en los brackets transparentes?

El primer aspecto en el que se diferencian los brackets metálicos y los empleados en ortodoncia transparente, son los materiales que intervienen en su elaboración. En el primer tipo participan principalmente aleaciones de acero inoxidable y níquel, mientras que en el segundo suelen emplearse plásticos, porcelana, zirconio o zafiro. Estos últimos son adaptados para simular el color de los dientes o resultar traslúcidos, por lo que son más difíciles de apreciar a simple vista.

  • Durabilidad

Aunque todos los materiales utilizados en los brackets transparentes suelen garantizar resultados similares en el aspecto estético, pueden producirse distintos escenarios en cuanto a durabilidad. Por ejemplo, los brackets plásticos pueden romperse con mucha facilidad mientras que los que utilizan cristales de zafiro tienen una gran resistencia a los golpes y daños. Las opciones de cerámica y zirconio tienen una resistencia significativamente mayor a la que ofrecen los plásticos, pero menor a la que otorga el zafiro.

  • Costes

Otro de los aspectos en que se diferencian los materiales de los aparatos transparentes es en el relativo a precios. En consecuencia, los aparatos de plástico suelen ser los más económicos y los de zafiro los más caros. Muchas personas suelen optar por la utilización de aparatos de cerámica o zirconio, en parte porque estos ofrecen una buena calidad sin afectar significativamente las capacidades financieras del usuario.

Ventajas y desventajas de los brackets transparentes

La inclusión de materiales distintos a las aleaciones de níquel y acero han generado importantes ventajas para los brackets transparentes. Entre ellas podemos encontrar las siguientes:

  • Permiten garantizar la correcta alineación y orientación de piezas dentales, aún en casos graves.
  • Imitan el color de los dientes o son completamente traslúcidos.
  • Mitigan las consecuencias estéticas negativas, que se asocian al uso de brackets metálicos.
  • Disminuyen las molestias y rozaduras al emplear bordes redondeados en sus componentes.
  • Previene la aparición de estomatitis causadas por aparatos ortodóncicos y dermatitis de contacto.
  • Existen varios materiales y rangos de precios.
  • Pueden resultar muy resistentes.

Entre sus principales desventajas o limitaciones tenemos las siguientes:

  • A pesar de ser más difíciles de apreciar a simple vista no resultan completamente invisibles, por lo que podrían detectarse a una corta distancia.
  • Suelen ser más costosos que los brackets metálicos.
  • Los tratamientos ortodóncicos que emplean brackets transparentes pueden ser más largos que los que requieren aquellos en los que intervienen sus equivalentes de metal.
  • Pueden mancharse fácilmente si no se siguen los protocolos adecuados de limpieza.
  • Los brackets plásticos y de cerámica pueden tener una menor capacidad de adherirse a los dientes y también pueden ser menos resistentes que la alternativa metálica.

Recomendaciones sobre procedimientos de ortodoncia

La principal recomendación que podemos hacer a las personas que requieran algún tipo de intervención ortodóncica, es acudir primero a consulta con tu odontólogo o especialista en ortodoncia. Es importante que te informes sobre los profesionales y los centros de salud que cuenten con el mayor nivel de prestigio y resultados positivos a la hora de decidir iniciar algún tipo de procedimiento que pueda afectar tu salud oral y la estética de tu dentadura.

¡Obtén los mejores resultados con Clínica Maiquez!

En Clínica Maiquez contamos con un grupo de especialistas de gran experiencia y trayectoria en el resguardo y la restauración de la salud y la estética bucodental. Además, disponemos de instalaciones amplias y modernas y de los equipos e instrumentos que emplean la tecnología más avanzada, para tu máximo bienestar y confort. Nuestros clientes han obtenido los mejores tratamientos en odontología y ortodoncia.

Y tú, ¿a qué estás esperando para conseguir esa sonrisa que siempre has soñado? ¡Visítanos!

Leave a Reply